Se decomisaron más de dos toneladas y media de pescados a la altura del kilómetro 347 del río Paraná. No cumplía con la regulación provincial. 


En un patrullaje de rutina en zona del arroyo Ramallo, personal de Prefectura secuestró una embarcación por pesca ilegal, y se pudo comprobar que su propietario no estaba habilitado para el transporte y acopio.

Se secuestraron más de dos toneladas y media de de pescados declarados “no aptos para el consumo”, los cuales fueron remitidos al relleno sanitario del ENTRE.

Ocurrió a la altura del kilómetro 347 del río Paraná. Personal idóneo realizó una inspección minuciosa, donde se pudo constatar la infracción. Intervino, además, la Dirección de Control Sanitario del Municipio. 

La irregularidad fue comunicada a la Subsecretaría de Pesca, dependiente del Ministerio de Agroindustria, y se labraron actuaciones por infringir la ley provincial. 




Comentarios