La forense describió que Tamara Ayelén Olguín, quien estaba embarazada de cuatro meses, recibió un disparo a corta distancia y de arriba hacia abajo.


El martes inició en Villa Mercedes, San Luis, el juicio contra Kevin Samuel Avallay, de 21 años, quien está acusado de haber asesinado Tamara Ayelén Olguín, de 16 y embarazada de cuatro meses, de un disparo a quemarropa. Este miércoles fueron los alegatos.

Según informó El Diario de la República, durante el juicio antes de que la forense explicara el resultado de la autopsia, el abogado defensor de Avallay solicitó realizar una prueba balística, con la misma arma y el mismo tipo de proyectil, que acabaron con la vida de Olguín, con el objetivo de demostrar que su cliente lo hizo de manera accidental.

Caso Tamara Olguín.

Alba Pereira es la forense que describió que la joven embarazada recibió un balazo que ingresó por el costado izquierdo de su cabeza y quedó alojado en el lado derecho del cráneo.

“Fue de arriba hacia abajo, de adelante hacia atrás”, detalló y dio a entender que fue realizado de frente. “El orificio de entrada tiene lo que se llama un halo de contusión, que es el que determina el ángulo desde el que fue hecho el tiro”, precisó.

“Cuando ésta contusión, que es una marca alrededor del orificio, aparece solo en una parte del círculo, en la derecha o izquierda, indica que el balazo viene de ese lado”, explicó y agregó que en el caso de Tamara, el halo bordeaba toda la circunferencia, lo que quiere decir que “la bala entró desde un plano perpendicular” y que el tiro fue realizado a una corta distancia. Porque “tendría que haber habido mucha distancia para que hubiera contusión en solo una parte”, aclaró.

Caso Tamara Olguín.

“El orificio tiene una forma estrellada y ennegrecida. Eso se da cuando los gases de la combustión no tienen por dónde escapar (al estar en contacto con una superficie, en este caso la cabeza) y hacen explosión, generando ese aspecto”, explicó la especialista.

A pesar de que la defensa nunca negó el disparo que mató a Tamara Ayelén Olguín, y a su bebé; desde el 21 de marzo de 2017 aseguran de que se trato de un hecho accidental. 

“Está claro que Avallay es el que tenía un arma, la portaba cuando se produce el disparo y el resultado dañoso, que es que lamentablemente haya muerto una chica de 16 años. Lo que no está claro es si disparó a propósito o si se le escapó. Eso no está probado”, remarcó Pascual Celdrán, el abogado defensor.

El perito balístico, el oficial Oscar Becerra, analizó el arma homicida y explicó su funcionamiento a lo que el abogado defensor le preguntó si era posible de que la misma “se disparara si solo se tira el gatillo para atrás y luego se suelta”. El policía le contestó que existen casos, escasos, en los que un revólver puede ser accionado por accidente.

Caso Tamara Olguín.

Es por eso que el abogado defensor Pascual Celdrán pidió al tribunal realizar una pericia y verificar esa posibilidad: “Hay un hecho nuevo, que es que el perito ha dicho que se puede accionar el arma. Eso no lo habían marcado antes, siempre dijeron que el revólver andaba perfecto. Les digo probemos eso y los camaristas dicen que no y lo fundan en que la pericia ha quedado firme en cuanto a que es imposible que salga un tiro accidental”.

“¿Con eso qué me están diciendo? Que lo condenan a prisión perpetua, porque ya no hay nada que probar. Todo el juicio ha sido en vano (…) La falta de veracidad probatoria de los camaristas no se puede creer… Ellos tienen que interesarse por saber la verdad y no lo han hecho”, cuestionó y antes de pasar a la etapa de alegatos, el letrado planteó la recusación de los jueces.

Una vez que otro tribunal resuelva ese pedido continuará el juicio. Pero si la Cámara no hace lugar a su planteó, el debate continuará con los alegatos, algo en lo que desde ya el defensor dijo que no se va “a gastar”. “¿Cuál es la gracia? No voy a pedir nada. Si ya está resuelto. Esto es perpetua”, concluyó enojado.

Mientras tanto la familia de Tamara Olguín pide Justicia. 

Cómo fueron los hechos

El 22 de marzo de 2017 Tamara Olguín fue baleada en la casa del padre de Avallay, en calle Comandante Videla al 1600, del barrio kilómetro 4 en la zona oeste de la ciudad de Villa Mercedes. En ese momento su novio que tenía 19 años, quedó detenido y dijo que “estaban jugando”. En el lugar del hecho, la Policía secuestró un revólver calibre .32.

La adolescente estuvo internada en la terapia intensiva del Policlínico Regional “Juan Domingo Perón” hasta las 21:45, del mismo día, cuando finalmente falleció. Una hora antes murió el feto, que estaba en su cuarto mes de gestación.

En ese momento el comisario mayor Oscar Contrera, jefe de la Unidad Regional II, confirmó cerca de la medianoche que habían comenzado los peritajes. Le realizaron el dermotest a Kevin y a Tamara, durante la autopsia. Además le extrajeron el proyectil que quedó alojado en la cabeza de la adolescente de 16 años, para compararlo con el arma que secuestraron.

Familiares y amigos de la víctima aseguraron que ella era maltratada por Kevin, además en su ultimo posteo de Facebook ella puso: “Perdón por no ser la chica que esperas”.

Tamara había publicado en la red social: “Mi rey sos todo lo que tengo gracias por todo lo que haces por mí y perdón por tan poco, perdón por no ser la chica que esperas pero te amo con mi vida mi rey espero nunca perderte y bueno con ansias esperando a nuestro hermoso hij@ te amo mi vida”.

Actualmente los perfiles no existen, pero Página12 reveló que rápidamente los insultos hacia Kevin no tardaron en aparecer, incluso hay personas que postearon publicaciones anteriores donde él alardeaba con la posesión de un arma: “Yo tengo mi tamborcito lleno para los giles que se portan mal y la Policía…”.






Comentarios