Hacía dos meses que el matrimonio se había mudado a San Luis en busca de tranquilidad.


El domingo de la semana pasada, en la localidad sanluiseña de Villa de la Quebrada, un hombre de 82 años murió luego de ser atacado por una serpiente Yarará. A pesar de que recibió atención médica inmediatamente, doce horas más tarde entró en coma y falleció días después. 

Eusebio Rodríguez y su mujer, Ester Méndez, se habían mudado desde Córdoba hacía dos meses a la localidad puntana “buscando tranquilidad”, pero les sucedió una tragedia. 

La mujer contó que la vivienda en la que viven colinda con terrenos baldíos en estado de abandono, y es de donde salió la serpiente que encontraron en la puerta de la casa; incluso otros vecinos también han denunciado ésta problemática. 

Ester Méndez contó a Radio Popular que inmediatamente lo llevó al Hospital de la Punta, pero como no tenían el antídoto lo trasladaron de urgencia al Hospital San Luis.

La viuda contó que a pesar de todo su marido alcanzó a matarla y ahí fue cuando le dijo que lo había mordido, “yo tenía un frasco a mano y le dije ‘tomá'”, explicó Ester que no entiende aún por qué su marido murió. No es justo esto” repitió en la entrevista pero agradeció la calidez humana de los médicos y su atención.

El matrimonio había reclamado al municipio reiteradas veces sobre la peligrosidad de los terrenos abandonados pero la intendente, Stella Maris Lobos no les dio solución.

De acuerdo a las leyes provinciales de San Luis y ordenanzas municipales los terrenos baldíos deben estar limpios, sin embargo no se cumple y tampoco se aplican multas. Ante dicha desidia aparecen animales e insectos que son peligrosos para los humanos. Pero se podría evitar si los espacios públicos y privados se mantuvieran en las condiciones de higiene que marcan las normativas vigentes.






Comentarios