Darío Alturria fue denunciado en el 2015 por abusar sexualmente de su hijo biológico. Un juez de Villa Mercedes decidió archivar la causa.


Darío Alturria, ex cantante de la banda villamercedina Kameleba y conocido hoy con el nombre artístico de Blackdali, fue denunciado en el 2015 por abusar sexualmente de su hijo biológico. Sin embargo el juez Penal 2 de Villa Mercedes, Leandro Estrada decidió archivar la causa, lo que llevó a la denunciante, la también cantante Marisol Mediavilla, a recurrir a la Secretaría de Estado de la Mujer #NiUnaMenos, para pedir asistencia.

Luego de estudiar el caso, las abogadas que representan a Marisol y a su hijo, Diana Bernal y María Elena Aparicio, presentaron la apelación. Quieren que la investigación continúe y que se respete el derecho que el niño tiene a ser escuchado.

Marisol explicó en una entrevista a El Diario de la República que: “Denuncié un abuso sexual infantil en Villa Mercedes. Hace tres años que batallo junto a la abogada de Familia Mariela Blengino, quien actualmente está a cargo de las causas civiles que se generaron, consecuencia de la denuncia. A raíz de un fallo tremendo del juez Penal (2, Estrada), decidí definitivamente solicitar ayuda de manera urgente, porque son necesarios abogados penalistas experimentados en el tema. Los delitos de abuso sexual infantil son muy delicados, por lo que no he hecho ninguna aparición pública desde entonces.”

Su hijo actualmente tiene 8 años, la madre confesó que han vivido un duro proceso. “Ayer (por el lunes) me informaron que la prohibición de acercamiento que ha regido durante tres años ha sido levantada. Esto implica una desprotección bestial hacia mi hijo, por lo que me pareció que era necesario recurrir de manera urgente al Estado, a la Secretaría, que me abrió las puertas de una manera muy respetuosa, para acompañarnos”, contó.

Desde hace tres años, y a partir de la Cámara Gesell, y de las psicólogas que lo asisten, mi hijo está en un proceso de contención terapéutica hasta el día de hoy. Es un proceso largo y duro que tiene dos caminos. Por un lado, la sanación del niño, la sanación nuestra, como seres humanos víctimas, como sobrevivientes de este delito. Y, por el otro, el proceso judicial, que es una batalla que hay que darla hasta el final, que así va a ser”, aseveró la cantante.

Diana Bernal, ex fiscal de Cámara 1 de San Luis, explicó que desde la Secretaría hay un plan de patrocinio gratuito y colaboran abogados de toda la provincia. Explicó que éste caso “ha tomado estado público la decisión que adoptó el juez de instrucción Penal 2 de Villa Mercedes, Leandro Estrada. Hace unos diez días que trabajamos en el tema.”

Comentó además que la causa comenzó en 2015. El punto de partida fue la denuncia que interpuso Mediavilla contra quien ha sido su pareja y es padre de su hijo: “Al comienzo, de quien menos sospechó la mamá fue del propio papá del niño, al punto tal que ante los síntomas que presentaba el chico, al primero que recurrió fue al padre. Habida cuenta de otros signos y de otras circunstancias que advirtió, la mamá estableció su sospecha sobre el papá y puso la denuncia”.

Según confesó la ex fiscal todo habría ocurrido cuando el nene tenía entre 4 y 5 años. “Es muy difícil establecer si fue en una sola ocasión o de forma reiterada. Pero parece que ha sido en distintas circunstancias. Es muy difícil que un niño pueda decir ‘fue a la mañana, a la tarde, a la noche, anteayer, un jueves, un viernes’. Es decir, la ubicación temporal de los hechos es bastante difícil en un niño de 4 o 5 años”, dijo Bernal, quien consideró que es prematuro referir en qué figura penal encuadraría el delito. “Solo podemos decir que se trata de un abuso sexual. Hay también informes médicos, testimoniales médicos que no han sido evaluados en la decisión judicial”, consideró.

“Después, está lo que el niño ha podido manifestar a los profesionales intervinientes. La Cámara Gesell es una técnica aprobada para receptar testimonial a un menor de 16 años. Un adulto se sienta, presta juramento, puede ser interrogado a ultranza y solo debe decir la verdad. No es lo mismo que a un niño, al que no se lo puede obligar. Es una técnica muy especial y solamente puede ser llevada a cabo por gente especializada. En este caso, ha sido realizada por una profesional que está sumamente capacitada, la licenciada Analía Ávalos”, recordó.

Según la ex fiscal, la psicóloga hizo un extenso informe al juez, “en el que en ningún momento niega la situación”. “Lo que dice es que al niño hay que darle la oportunidad de hablar cuando pueda verbalizar, y que advierte signos o síntomas de abuso. Lo dijo allá lejos y hace tiempo, y lo sigue sosteniendo”, refirió.

Existen motivos suficientes para apelar contra el archivo de la causa

Después de hacer un estudio del caso con la doctora Aparicio advirtieron que existían motivos suficientes para apelar contra el archivo de la causa: “Planteamos un recurso de apelación, que ha sido concedido y ya presentamos los agravios, los fundamentos, para que sean evaluados por la Cámara de Apelaciones a la que le corresponda intervenir”.

Grisel Pollachi, Adriana Bazzano, Diana Bernal y Elena Aparicio. Foto: El Diario de la República.

“Aquí no ha habido una decisión que indique que lo que la mamá del niño denunció en su oportunidad no existió. Hay dos miradas que hemos hecho con la doctora Aparicio de las pruebas reunidas. Y de esas pruebas entendemos que existe motivo suficiente para que la Justicia investigue a fondo qué ha sucedido con este menor, y según los tiempos que las leyes permiten”, explicó Bernal y añadió que el niño “ha dado evidentemente muestras de que algo ha sucedido. Y sobre eso, en el momento oportuno podrá hablar”.

“La sociedad debe saber que el legislador nacional, es decir, quien dicta las leyes que son de aplicación en todo el territorio de la República, ha pensado muy bien que este tipo de delitos, casi ya constituidos como delitos de lesa humanidad, han merecido ser considerados imprescriptibles”, expresó.

Explicó que esto apunta a abrir la posibilidad de sacar a un abuso de la sombra aun cuando este haya ocurrido mucho tiempo atrás. “A nadie le resulta fácil hablar libremente sobre un abuso, sea hombre, mujer, niña, niño, adolescente. Los legisladores nacionales, el Congreso de la Nación, ha entendido que a la víctima hay que darle tiempo para hablar, razón por la cual, ha decidido mediante la Ley 27.206 declarar estos delitos imprescriptibles cuando la víctima es un menor. A eso apuntamos en los fundamentos vertidos en nuestra presentación ante la Cámara, para que se atienda a estas situaciones o pruebas”, dijo.

Todos los profesionales que han intervenido han indicado que están ante un caso de un niño que ha sido abusado, y que lo único que falta es darle el tiempo de madurez necesaria para poder verbalizar lo que ha vivido, reiteró. “Tanto las peritos psicólogas como las psicólogas particulares que han visto al niño han dicho que presenta signos de abuso sexual“, concluyó.






Comentarios