Se trata de Luis Garro, a quien investigan por presentaciones penales hechas por dos primas suyas.


Soledad Oliveras tiene 27 años y actualmente vive en Rosario. Está a un paso de recibirse de licenciada en Musicoterapia y trabaja en un centro de día. El jueves pasado decidió publicar en Facebook que se cumplía un año de denunciar penalmente a su primo, el ex intendente de la localidad sanluiseña de Paso Grande, Luis Garro. Sin embargo Verónica Garro aseguró que “pone las manos en el fuego” por su hermano.

Luis Garro, el ex intendente de Paso Grande, San Luis.

Luis Garro, el ex intendente de Paso Grande fue denunciando por abuso sexual hace un año por sus dos primas. Sin embargo, la hermana de Garro está convencida de que ninguno de los episodios expuestos por sus familiares ha ocurrido y atribuye la acusación a “un delirio, un problema psicológico” de una de ellas. Y la otra “lo hace para acompañarla”, sostuvo.

La joven de 27 años afirmó que en enero de 2015 sufrió la última agresión sexual de su pariente, hijo de una hermana de su padre. Y que recién resolvió denunciarlo casi tres años después porque ese es el tiempo que le llevó el proceso interno de entender que debía exponerlo “para no darle lugar a que siguiera cometiendo estos delitos con otras nenas”, según le contó a El Diario de la República, en una entrevista.

La ayudó a decidirse “este momento, este contexto”, explicó, en alusión a la creciente determinación de mujeres que han sufrido abusos de denunciar los casos. Soledad dijo que en enero de 2015 logró hablar del tema y significar que ciertas vivencias que había tenido durante sus vacaciones en Paso Grande correspondían a abusos.

La chica contó que su decisión de contar en el ámbito familiar lo que había sufrido trajo aparejada otra revelación, de su hermana Gabriela, de 32 años, quien le contó que ella también había sido abusada por Garro. Ambas hicieron la denuncia en el juzgado de instrucción Penal 3, a cargo de la jueza Virginia Palacios.

Soledad asegura que su primo abusó de ella en dos épocas diferentes, primero, entre cuando ella tenía entre 7 y 10 años, y después, entre los 21 y los 24.

Según la denuncia de ambas, los abusos habrían consistido en manoseos y en fricción con la zona genital, y en exhibición de pornografía.

Luis Garro, el ex intendente de Paso Grande, San Luis.

Verónica Garro está convencida de que “nada de eso ha ocurrido”. “Le voy a ser sincera, cuando llegó la denuncia, porque la tengo y la he leído, lo primero que hice fue hablar con mis hijas y con mis amigas y sus hijas. Hablé con todas las personas que han ido al campo y han estado tiempo con él. Porque si ellos alguna vez vieron un gesto, una mirada, que les hiciera pensar que mi hermano podía estar buscando algo con ellas, yo hubiera sido la primera en denunciarlo, porque primero están mis hijas y después está mi hermano”, afirmó la hermana de Luis.

“He convivido con él toda mi vida, él ha vivido conmigo cuando mis hijas eran chicas; uno se va a dar cuenta si es un pedófilo, que no va elegir dos víctimas nada más y al resto lo va a dejar pasar. Es una locura, él no tiene ese comportamiento, es una persona seria y por suerte hay mucha gente que lo conoce y lo apoya al cien por ciento, gente que ha llevado a sus hijos y ha estado con ellos en el campo”, agregó.

“Dice cosas sin sentido” La hermana del ex intendente dice que le llamaron la atención algunos episodios que su prima relata en la denuncia: “Muchas cosas de las que dice son extemporáneas, habla de que estaba mi papá cuando en los momentos que relata, mi papá ya estaba muerto. “Dice cosas que no tienen sentido”.

Cuando le preguntan a qué le atribuye entonces la acusación contra su hermano, contesta que le parece que la joven tiene “una fantasía”. “Hemos pedido que los peritos determinen el nivel de locura que puede tener, porque nos ha llamado la atención este ataque tan grande, ha mencionado que mis hijas podían ser abusadas, ha agraviado a toda la familia”, agrega.

Soledad Oliveras contó que la última vez que ella y Gabriela tuvieron contacto con Garro fue en 2015. Su prima coincide en eso. “A Soledad no la habíamos vuelto a ver desde 2010, hasta que fue al cumpleaños de 15 de mi segunda hija, estuvo ahí sentada con sus padres”, recordó. “Y denuncia que en ese momento mi hermano la llevó a andar a caballo y que sintió que él le apoyaba su miembro en la espalda. Ella dice que iban en la misma montura, cuando es sabido que no es posible llevar a una persona adelante en la montura. Éramos tantos los testigos y le podemos decir que eso no existió”, sostuvo Verónica Garro.

“Confío en que la Justicia lo aclare, estamos en una época difícil donde están saliendo muchísimas denuncias y las mismas mujeres se apoyan sin saber si es verdad o no. No les interesa, se meten todas en el mismo colectivo. Eso es lo más difícil. Por supuesto, vuelvo a aclararle, si mi hermano hubiera sido un abusador yo hubiera sido la primera en haberlo mandado preso”, concluyó.






Comentarios