El motivo que dan los propietarios es que si los jóvenes salen de día se van a producir menos accidentes.


Los propietarios de los boliches abrieron un debate en la provincia puntana. Los mismos buscan que sus locales bailables cierren a las 8 de la mañana, ya que, según ellos, los jóvenes concurren a la discoteca recién a las 4. Este sábado los propietarios elevaron un pedido al Concejo Deliberante para extender el horario de cierre, hoy establecido a las 5, por la ordenanza vigente, según informó El Diario De La República.

El principal motivo que manifiestan los dueños es que cerrando más tarde se producirían menos accidentes de tránsito al ya estar de día.  “Es para proteger un poco a los jóvenes. No es lo mismo que salgan del lugar con la luz del día que de noche. Si vos salís del lugar a las 8 ya te vas directo a tu casa a dormir. En cambio ahora, que termina a las 6, los chicos se van y quieren seguir hasta más tarde, por eso van a los ‘after’, que encima no hay ninguno habilitado”, manifestó Gustavo Morales, dueño de “Barrio Bajo”.

Otro de los que habló fue Sergio Sosa, quien administra la discoteca “Iguana”: “En invierno, a esa hora, está más claro. Para quienes van en auto o moto en la noche es peligroso porque suele haber niebla. Esta es una forma de ayudar en la accidentología y es una lucha nuestra con el después, ya que la mayoría se va a los ‘after’ clandestinos”.

Debate por el cierre de los boliches en San Luis

La solicitud será debatida en la comisión de Acción Social, Cultura y Educación del Concejo. María Laura Rodríguez, titular de la comisión, comentó lo siguiente: “Es delicado, no lo vamos a analizar a la ligera. Creamos, como herramienta, la comisión Cuidemos Nuestros Jóvenes teniendo en cuenta los problemas que había tenido el UCIM en los meses de verano con festejos clandestinos, jóvenes alcoholizados; porque el problema no es solo el horario de cierre, sino que requiere diversas miradas. También hay que pensar espacios para los más adolescentes que no tienen dónde ir y, así, se generan esas fiestas sin control del Municipio ni de los padres, que no están habilitadas. Creo que debe analizarse en conjunto con todo lo que incluye la nocturnidad: el consumo de alcohol, el conducir responsablemente, el conductor designado y que tengan un espacio para divertirse, reunirse y bailar”






Comentarios