La había publicado para la venta a través de Facebook. La Policía de San Luis montó un plan, lo contactó para una supuesta compra y así lograron recuperarla.


El miércoles cerca de la 18, Martín Sanchez de 20 años fue a la avenida Juan Gilberto Funes y avenida Presidente Perón, de la capital puntana, a juntarse con un supuesto comprador de la bicicleta que un amigo le había pedido que la publicara en Facebook para su venta. Pero no se concretó. 

Traición de amigo. La bicicleta era robada.

El supuesto comprador, en realidad, formaba parte de un plan montado por efectivos de la Comisaría 34ª de Juana Koslay, dependencia en la que Mario Gonzalo Cammertoni, dueño de la bicicleta SPL modelo 50PRO, rodado 29 y talle M, había realizado la denuncia del robo, informó El Diario de la República.

Cuando llegó Sanchez y se encontró con la Policía les contó que su amigo, Thomás Rubbiani, le había pedido que ofreciera y vendiera la bicicleta a través de la red social por lo que él no tenía ninguna documentación de la misma.

Traición de amigo. La bicicleta era robada.

Cammertoni reconoció la bicicleta como suya y la causa quedó caratulada como “averiguación de hurto y recuperación de elemento sustraído”.




Comentarios