El conserje aseguró que los adolescentes ingresaban a robar toallas y utilizar la piscina. Tras el confuso episodio, apedrearon el lugar.


Un confuso episodio tuvo lugar la madrugada de este lunes en el céntrico Hotel San Luis que terminó con una denuncia policial por abuso sexual, dos aprehendidos y disturbios frente a las instalaciones de la avenida Illia entre Constitución y Falucho.

Todo comenzó cuando tres vecinas escucharon gritos de menores desde adentro del hotel y vieron ropa en la vereda. Inmediatamente llamaron a la Policía y una multitud se acercó al lugar creyendo que se trataba de un abuso sexual. El tumulto de gente intentó hacer justicia por mano propia y destrozaron las instalaciones. Incluso, un joven de 18 años le pegó una patada a la puerta de blindex y logró romperla. Este muchacho quedó detenido cuando llegó la Policía.

Una vez que os uniformados entraron al hotel, le tomaron declaración al conserje y a los niños, que tienen 7, dos de 11, y 13 años. Estos confesaron que habían entrado al hotel sin autorización para usar la pileta.

El conserje, de 26 años, dijo que no es la primera vez que lo hacen. Y que, además, entran a las habitaciones de los huéspedes. Este joven, junto al de 18, fue trasladado a la Comisaría 1°.

Familiares de los menores también se trasladaron a la Comisaría, donde continuaron los disturbios. Finalmente, tres de las familias afectadas se retiraron del lugar y una puso la denuncia por escrito por abuso sexual de menores.

La investigación está a cargo del Juzgado Correccional y Contravencional N° 1.




Comentarios