Aseguran que Julián Jesús Escudero no sufrió un accidente, sino de años de abandono en el mantenimiento de las instalaciones del Puente Blanco.


El Sindicato de Empleados de Obras Sanitarias de la ciudad de San Luis afirmó este viernes que la muerte del trabajador Julián Jesús Escudero, de 63 años, tras caer en un pozo en la planta potabilizadora municipal de la capital provincial, se produjo por la “falta de mantenimiento en las instalaciones”.

En un comunicado emitido por el gremio, el secretario general Edgar Magallanes señaló que desde el mes de enero de este año, “los compañeros trabajadores de SERBA” reclaman por la correcta reparación de las llaves de las válvulas que deben maniobrarse en forma periódica cada veinte o treinta días.

Cayó en un pozo donde están las válvulas de cierre y apertura de agua de SerBa. Foto: FM Lafinur

El reclamo, explicó, no tuvo respuesta por parte del ex Director César Cabrera, que renunció el jueves tras la muerte del trabajador.

Agregó que tampoco hubo una reacción del Secretario de Servicios Públicos Carlos Ponce, ni del propio intendente Enrique Ponce, “quienes estaban en conocimiento de la precariedad de las instalaciones de Puente Blanco”.

El dirigente gremial advirtió que si no se toman urgentes y concretas medidas de reparación y mantenimiento de todas las instalaciones de SERBA, “corremos el riesgo de que estos trágicos episodios puedan repetirse” y aclaró que “todo hubiera funcionado con normalidad si el compañero Escudero no hubiera tenido necesidad de ingresar al pozo donde perdió la vida”.

Magallanes recordó que durante la gestión de la Alicia Lemme y durante las dos gestiones de Enrique Ponce, “pocas han sido las inversiones reales” que se han hecho en SERBA para preservar su normal funcionamiento y la integridad de trabajadores.

“Pese a los permanentes reclamos y quejas que hemos formulado desde el Sindicato y también cuando nos tocó conducir la repartición”, resaltó.

Por su parte, la Comuna detalló en un comunicado que “independientemente de las medidas policiales y judiciales que se llevan a cabo, el departamento Ejecutivo Municipal ha dispuesto llevar a cabo una investigación sumaria a fin de determinar las condiciones que determinaron el deceso”.

El trabajador falleció ayer por un “traumatismo grave de cráneo”, según el informe forense realizado por la médica, Patricia Gallardo, tras descender por una escalera de hierro, empotrada en una pared de hormigón, en la que quedó con una de sus piernas enganchadas.

Fuentes de la investigación estiman que golpeó su cabeza contra la pared del pozo, ya que el cuerpo estaba suspendido sin tocar el piso.

La maniobra realizada por Escudero respondió a la imposibilidad de accionar una de las llaves que están en la superficie, por lo que descendió al pozo para realizar la tarea, aunque el trabajador no contaba con más medidas de seguridad que las botas de goma que llevaba puestas.

Fuente: Télam




Comentarios