A mediados de julio la chica de 21 años llegó al Hospital del Sur con un fuerte dolor abdominal. Luego contó que dio a luz a un varón, pero murió por asfixia.


En julio, Romina Jaime de 21 años llegó al Hospital del Sur, en cercanías al barrio San Luis XV – donde vive la joven- en la capital puntana, acompañada por su madre con un fuerte dolor abdominal. En un momento pidió ir al baño, dio a luz y cuando vieron que había perdido sangre los profesionales médicos decidieron derivarla a la Maternidad “Teresita Baigorria”, allí contó que había tenido un bebé pero que estaba en un cesto de basura de donde la atendieron en un primer lugar. 

Hospital del Sur, en San Luis.

Jaime dio a luz a un varón, que nació a término y murió asfixiado luego de que lo tiraran a la basura, envuelto en una campera. Eso se supo luego de la autopsia y las pericias policiales.

El jefe de la División Homicidios, Javier Sosa confirmó la detención de madre e hija en una vivienda del barrio San Luis XV.

Según informaron fuentes a El Chorrillero, el bebé de Romina Jaime “nació sin complicaciones” y de parto natural, según precisaron los especialistas en ese momento. Pesó 2,600. Fue encontrado “sin signos vitales” en un tacho de basura el 19 de julio, y desde ahí la División Homicidios comenzó la investigación.

Este lunes por la mañana el juez Penal 2 de San Luis, Ariel Parrillis, ordenó detener a la joven madre del bebé.

La joven vive con su padre y la pareja de éste, ellos aseguraron que no sabían de que estaba embarazada o siquiera si tenía pareja. 

Maternidad Teresita Baigorria

El Departamento de Homicidio de la Policía de San Luis trabajó todo este tiempo en determinar cómo murió el bebé, si ella lo asfixió y luego lo arrojó a un canasto de basura o si lo puso en un canasto de basura y allí el ​chiquito se quedó sin oxígeno. Pero según El Diario de la República, esa hipótesis estaría descartada porque alguien lo hubiera escuchado llorar.





Comentarios