Con 31 votos a favor y uno en contra, legisladores puntanos sancionaron la Ley Nacional N° 27.350 de "Uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados".


El miércoles por la mañana, casi en un trámite express, la Cámara de Diputados de San Luis aprobó con 31 votos a favor y uno en contra a la adhesión a la Ley Nacional N° 27.350 del “Uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados”.

Hace dos semanas atrás la Cámara de Senadores de la provincia había votado su aprobación por unanimidad. En la Camara baja la única votación negativa fue de la diputada Lucrecia Santos, por el bloque Juntos por la Gente.

La norma había sido sancionada por el Congreso de la Nación el 29 de marzo del 2017 y reglamentada, parcialmente, el 29 de abril del 2018 y desde entonces está en la órbita de la Secretaría de Salud.

La ley tiene como objetivo “establecer un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud”.

Ahora se creará, con esta reglamentación, el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales.

Hace un año, el 15 de agosto, está ley había recibido media sanción por parte de los legisladores puntanos pero después no se había vuelto a tratar. Tras una larga discusión en el recinto, fue aprobada por unanimidad el miércoles. 

La ley, en otro apartados, establece que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) debe permitir la importación del aceite de cannabis, “cuando sea requerida por pacientes que presenten las patologías contempladas en el programa y cuenten con la indicación médica pertinente”.

Según informó El Chorrillero, el diputado Juan Pablo Funes Bianchi (JPLG), como miembro informante, argumentó el proyecto, repasó el tratamiento del tema en los últimos años y destacó “el contexto en el que se da”.

Considera “muy completa” la media sanción emitida en 2018, pero que la Cámara alta “le faltó el respeto a Diputados”.

“Nos hubiese encantado que el Senado tomara muchos de los puntos que se debatieron en la Comisión de Salud. Pero entendemos que el dolor no espera y dejamos de lado todo esto. Nos hubiera gustado que sea de otra manera”, manifestó durante su discurso.

Por su parte, Juan Manuel Rigau (Bloque San Luis Unido) resaltó la responsabilidad de tratar el proyecto cuando “hay iniciativas que pasan a Senadores y quedan trabadas allí”.

Luis Martínez (Bloque Unidad Justicialista) se manifestó a favor y aseguró que en un primer momento estuvo “en contra”, pero con el tiempo entendió “la ayuda que hace”.

“En este marco, entre una ley perfecta y una ley posible, nos quedamos con esta última”, exhortó.

Gustavo Coria, perteneciente a la Asociación Cannabica Esperanza de Vida (ACEV) presenció la sesión y destacó la aprobación de la ley como “un primer paso”.

También advirtió que más allá de esto, “se sigue dejando de lado a otras personas que presentan diferentes enfermedades”.

“Lo celebramos pero seguimos en la misma historia. Tiene que abarcar a pacientes con otras patologías. Permite un solo aceite que ayuda a la epilepsia refractaria, cuando hay cientos de chicos que lo necesitan por otros motivos”, aseguró en declaraciones con la prensa tras el debate.

Planteó la importancia de hablar sobre el autocultivo: “No solo deseamos esto, sino que también que se ocupe Laboratorios Puntanos, alguna entidad provincial o una ONG para que elabore el aceite para todas las personas”.

“Esperamos que con esta ley los diputados empiecen a ver las cosas que venimos diciendo desde hace tiempo”, añadió y dijo que como el anterior proyecto “no los beneficia del todo” ya que “tienen un montón de faltas y dejan mucho que desear”.




Comentarios