Claudio Suarez a los 43 años decidió indagar sobre sus orígenes. Hace tres meses conoció a su madre, que vive en Fraga.


Claudio Suárez tiene 43 años vive en San Luis y hace unos días publicó en un grupo de Facebook “¿Dónde estás?” para poder dar con su padre biológico. La poca información que tiene se la que le dio su madre, a quien encontró hace unos tres meses en la localidad de Fraga. Piensa que su progenitor podría estar viviendo en Buenos Aires.

Esta búsqueda tiene que ver con la parte que me falta para cerrar esta historia y estar tranquilo al saber quiénes son mis verdaderos padres. Siento que ya logré el 75 por ciento de este círculo y me queda completar este deseo”, explicó Claudio al periodista de El Diario de la República.

El hombre tiene una familia que está compuesta por su esposa y tres hijos, viven cerca de la zona Estación en la ciudad de Villa Mercedes. Claudio siempre vivió ahí, y fue criado por Noelia y Pedro, sus padres adoptivos que nunca le contaron la verdad y el secreto quedó encerrado bajo mil llaves.

Su madre adoptiva falleció en el 2010 y en febrero de este año su padre. Fue a partir de ese momento donde Claudio tuvo la inmensa valentía de indagar sobre una duda con la que había vivido siempre.

“Siempre sospeché, pero nunca me dijeron nada. Y recién ahora supe que mi abuela biológica obligó a mi madre a darme en adopción, ya que era muy joven”, relató Claudio con mucho dolor, pero sin rencores.

El 5 de mayo fue un día clave para Claudio ya que por medio de un familiar conoció a su madre biológica: Concepción Beatriz Vílchez. La mujer vive en la localidad de Fraga y tiene cuatro hijos más.

Concepción Beatriz Vílchez, su madre, a los 15 años cuando estaba embarazada.

El la llama ‘Beti‘ y en uno de los encuentros ella le confesó que nunca supo con seguridad quién pudo haber sido el hombre de quién quedó embarazada, pero cree que su concepción podría haber sido de una relación casual que tuvo con un muchacho llamado Jorge, a quien conoció en un viaje en el ferrocarril que iba desde Mendoza a Buenos Aires, en mayo de 1975.

Claudio quiere darle un cierre a la gran pregunta de su vida y origen pero, inevitablemente, cuando abre una puerta otras también lo hacen y eso a veces genera datos falsos, confusión, ansiedad e incluso decepción.

El hombre contó que Beatriz comenzó a indagar e involucró a otras dos personas del pueblo, quienes preguntando lograron saber que muchos aseguraron haberla visto con ese hombre y en esa época. Pero de esos testimonios no hubo buenos resultado. “Ese momento fue como recibir un baldazo de agua fría” aseguró Claudio y sumó que quiere estar tranquilo y cerrar esta historia.

“En la última visita que hice a Fraga volví a preguntarle quién podría ser mi padre, y ahí me contó sobre este señor llamado Jorge” y aseguró que es la última carta que le queda para saber dónde está su padre biológico.

“Según mi mamá, cuando lo conoció ambos volvían de ver a sus familiares a Mendoza, pero él siguió su recorrido hacia Buenos Aires, y que calcula que tenía cinco años más que ella, por lo tanto, ahora debe tener unos 64 aproximadamente”, calculó.

“Llegué a pensar en diferentes posibilidades: puede que esta persona le haya contado sobre el encuentro con mi madre a algún amigo de aquella época, o que él mismo lo pueda ver en la página, por qué no”, cuestiono esperanzado.

“Para eso también le pedí permiso a Beti y adjunté una foto de ella de cuando tenía 15 años, que fue cuando quedó embarazada”, explicó Claudio y confesó sobre la importancia de que se difunda su búsqueda e historia.





Comentarios