Los sospechosos son hermanos y están imputados por "homicidio doblemente agravado". Su abogado defensor pidió una prorroga de ocho días.


A pesar de que la Policía de San Luis mantiene la reserva sobre los detalles del homicidio de Carlos Jesús Camargo, un jubilado de 76 años que fue asesinado durante un asalto en su casa del barrio Kennedy, de la capital puntana. Se conoció que los únicos dos detenidos acudieron a los tribunales el domingo al mediodía pero decidieron no declarar y su abogado defensor pidió una prorroga de ocho días.

Según informó El Diario de la República desde el juzgado Penal 1 siguen preservando sus identidades con la excusa de que su difusión puede entorpecer la causa para próximos procedimientos. Sin embargo el medio local logró conocer que se trataría de Aldana y Gastón, dos hermanos muy jovenes a quienes los investigadores señalan como los responsables de la muerte de Camargo. 

El viernes, en uno de los tres allanamientos, los sospechosos fueron detenidos en una casa del barrio 500 Viviendas norte de la ciudad de San Luis; están imputados por “homicidio doblemente agravado”. 

Juan Esteban Pedernera, el defensor oficial subrogante, los acompañó a la citación indagatoria y, tras la negativa de los hermanos a declarar, solicitó ocho días de prórroga de la detención para buscar pruebas que los beneficie.

Camargo, que era policía retirado, fue encontrado muerto el jueves de la semana pasada alrededor de las 8 de la mañana, por uno de sus hijos con quien había quedado encontrarse.

El hombre estaba en el suelo con el torso desnudo, amordazado, maniatado y con golpes en varias partes del cuerpo. La médica forense del Poder Judicial confirmó que el jubilado agonizó y luego murió por un traumatismo de cráneo grave, provocado, quizás, con algún objeto contundente.






Comentarios