La idea surgió desde una materia, a fines de junio entregarán los acolchados a quienes más necesitan.


Alumnos del 6º año del colegio “Nuestra Señora Inmaculada”, de la localidad de Tilisarao, San Luis, reciclan telas y elaboran acolchados y frazadas para donarle a las personas más humildes. Si bien la idea surgió desde la materia “Administración”, que es dictada por la profesora Cintia González, el objetivo de la propuesta va más allá de adquirir conocimientos, ya que con la movida solidaria los chicos trabajan con un objetivo claro que cultiva mejores valores sociales.

La docente dialogó con El Diario de la República y expresó: “La institución me dio la posibilidad de armar un programa y que a su vez vaya experimentando. Lo hice como una propuesta organizacional, para que los alumnos pudieran establecer distintos proyectos a corto plazo con los conocimientos básicos. El colegio lo aprobó y se transformó en un proyecto solidario. Los chicos le encontraron la vuelta a la materia y se engancharon”.

Los alumnos elaboran frazadas para los más humildes.

El primer paso de la tarea consiste en recolectar telas en desuso: “Los alumnos cortan los cuadraditos de diez centímetros por diez centímetros. Una vez que tenemos todos los cuadros, los chicos comienzan a coserlos junto con el material frisado, logrando una frazada realizada con la técnica ‘patchwork’ (recorte de distintas telas unidas ) a la que se le incorpora la tela polar”, explicó la profesora.

La docente aseguró que los chicos están muy entusiasmados con la tarea solidaria que hasta usan sus ratos y horas libres para elaborar las frazadas. 

“Se los ve muy enganchados con la actividad. No se les ocurre ver el celular o una película. Nuestro objetivo es no ponernos un tope en la fabricación de los acolchados. Si dijimos diez, tenemos que hacer quince; si dijimos quince, hacemos treinta. No queremos un techo, sino que fabricaremos lo más que podamos. No sabemos cuántos acolchados vamos a elaborar, pero los chicos están contentos con la iniciativa”, expresó contenta Cintia.

La profesora explicó que las telas para realizar las frazadas fueron donadas por doce alumnos, que participan del proyecto, y la tela polar la entregó una ONG llamada “Nuevo Rumbo”. 

“Actualmente los alumnos están cortando los lienzos para hacer los cuadritos. La idea es empezar a unirlos el 1º de junio y a fines de ese mes, los chicos van a distribuir los acolchados junto a ‘Nuevo Rumbo’ a las personas que los necesiten, que pueden ser de Tilisarao o de las zonas rurales“, explicó la docente.

Luego añadió que el proyecto, a nivel educativo y tradicional, sirve para que aprendan la parte práctica como la evaluación de recursos y la financiación necesaria para realizar cualquier labor, teniendo en cuenta la mano de obra: “Este trabajo lo hicieron los dos primeros meses del año. Volcamos la teoría a la práctica, que es el proceso de fabricación”, detalló orgullosa la docente. 






Comentarios