Es un entrenador de rugby de San Juan que corrompió a un menor de 14 años.


En agosto de 2016 se destapó en San Juan el abuso sexual que un entrenador de rugby de las inferiores del club Huaziul venía cometiendo hacia uno de sus alumnos de 14 años. Este lunes, tres años después de que se conociera el caso, el entrenador aceptó haber corrompido al menor y recibió una condena de ejecución condicional por lo que no irá preso.

Se trata de Gerardo Alferillo, más conocido en el ambiente del rugby local como el “Toca Huevos”, informó el diario Tiempo de San Juan. Según el medio local, Alferillo aceptó haberle pagado al menor de 14 años para que mantuvieran distintas prácticas sexuales como masturbación y sexo oral. Con este juicio abreviado, Alferillo,  recibió una suspensión de la ejecución de su condena siempre y cuando cumpla con los requisitos que impone la libertad condicional. Esto ocurrió en la Sala II de la Cámara Penal del Poder Judicial de San Juan, donde el juez Ernesto Kerman aceptó el acuerdo entre la defensa del abusador y el fiscal.

Alferillo no estaba preso porque cuando cayó detenido en 2016, el juez lo procesó por corrupción de menores simple, sin prisión preventiva. En ese momento, la familia del adolescente envió una dura carta a la Justicia sanjuanina criticando la “liviandad con la que se ha tomado el hecho”. Fueron justamente los padres del chico los que descubrieron que éste tenía una relación desde hacía un año con Alferillo, que era entrenador de las inferiores de rugby. De hecho uno de los episodios con el acusado se dio en la casa de uno de los jugadores, durante el famoso “tercer tiempo”, luego del partido.

Alferillo, ahora, continuará en libertad y deberá cumplir ciertos requisitos durante tres años para no ir preso y terminar cumpliendo la condena de forma efectiva en el Servicio Penitenciario Provincial.






Comentarios