Pasó en San Juan. La defensa pidió que sea absuelto, pero para la Fiscalía se probó que violó a 4 de los chicos. 


En la Sala I de la Cámara Penal de San Juan se lleva a cabo un juicio contra un changarín de 51 años, acusado de abusar sexualmente de cinco sobrinos. A pesar de que el acusado, conocido como el “tío Mario”, negó los cargos en su contra, todos los informes y las pruebas presentadas por la Fiscalía son contundentes y comprueban que durante 10 años el sujeto se aprovechó de la confianza de sus cuñadas para manosear, violar y corromper a los menores de edad. El próximo lunes el juez Raúl José Iglesias dará a conocer el fallo.

El caso salió a la luz en abril de 2018. En una vivienda del departamento Rawson, una mamá de tres chicos (dos nenas de 15 y 13 años y un varón de 11) notó un extraño diálogo entre su hija de 13 y su cuñado, quien le recriminó a la niña “no cumplirle y mandársela con los pendejos del barrio”. El hombre pudo zafar de las explicaciones que le pidió la mujer, pero la niña no: entre lágrimas le contó que su tío abusaba de ella y que le haía regalado un teléfono para pedirle fotos desnudas.

La denuncia de la pequeña desató otra confesión, ya que su hermana de 15 contó que pasó lo mismo y así se fueron sumando los relatos del otro hermano de las menores, de otros dos primos (una nena de 13 años y un chico de 16) y del ahijado del sospechoso, quien dijo haber sometido entre los 7 y los 12 años.

Durante el juicio la fiscal Ana Lía Larrea, los testigos y los psicólogos exhibieron pruebas que acreditaron lo que ya se sospechaba desde el inicio de la investigación. Según la Fiscalía, el sujeto se ganó a los niños con regalos y otras “mañoserías” para abordarlos con manoseos y llevarlos así a sus más depravados propósitos. Por eso ayer le pidió al juez que condene a ese sujeto a 35 años de cárcel, porque consideró que cuatro de esos niños fueron violados, una quinta chica sometida a manoseos, y que todos los menores fueron corrompidos.

Mientras que el defensor, Horacio Merino, cuestionó los argumentos de la fiscal y pidió la absolución de su cliente. Según publicó Diario de Cuyo, para el abogado el “tío Mario” fue blanco de una suerte conspiración familiar para perjudicarlo.






Comentarios