El presidente de Marquesado aseguró que el sujeto tiene prohibida la entrada de por vida al club. 


Tras el ataque a la árbitra y jueza de línea Rosana Paz, a quien le arrojaron agua hirviendo durante un partido de fútbol, la Liga Sanjuanina de Fútbol y el club Marquesado tomaron cartas en el asunto. Desde el ente que rige el deporte a nivel local expresaron su repudio hacia los incidentes ocurridos y ahora esperan sanciones ejemplares del Tribunal de Disciplina. Mientras que en la institución de Rivadavia, donde se jugó el polémico encuentro, dijeron que identificaron al hincha agresor y le prohibieron la entrada de por vida a sus instalaciones.

“Hemos intentado comunicarnos con Rosana para mostrarle toda nuestra solidaridad en este lamentable momento que le tocó vivir. Nuestra intención es poner en su conocimiento el nombre del agresor para que ella tome las medidas que considere oportunas y, al mismo tiempo, dejarle claro que el club no ha tenido nada que ver”, expresó José Mengual, presidente de Marquesado, a Tiempo de San Juan.

El dirigente lamentó lo ocurrido y habló de una posible sanción que podría sufrir el club como consecuencia del polémico accionar de uno de sus hinchas: “Por culpa de un desacatado podemos tirar por el piso todo lo que venimos haciendo. Esto nos puede traer muchos problemas. Esperamos que entiendan que el club no comparte para nada la violencia, pero que lamentablemente hay cosas que no podemos controlar. A quién se le va a ocurrir que faltando un minuto para que termine un partido que vamos ganando pase una barbaridad así”.






Comentarios