Ocurrió en el Barrio Nuevo Cuyo, en La Bebida, San Juan. Perdieron todo lo que tenían en una piecita.


La sanjuanina María Quiroga, de 32 años, estaba sola al cuidado de sus seis hijos porque su marido trabajaba cuando vio que la habitación de los niños se llenaba de humo rápidamente. No hubo nada que la mujer pudiera hacer más que salir a la calle para poner a salvo a sus niños y dejar que el fuego se lleve todo lo que tenían en esa piecita. La humilde familia es del barrio Nuevo Cuyo, en La Bebida, una localidad alejada de la Ciudad de San Juan.

Si bien las llamas no llegaron a consumir todas las cosas de la vivienda, sí se llevaron toda la ropa, juguetes y pertenencias de sus hijos de 12, 10, 8, 6, 4 y 2 años. “Se me llenó la pieza de humo en un segundo y se me quemaron las cosas. No sé bien qué pasó, yo estaba en el comedor preparando el desayuno de los niños y se sintió una explosión en la pieza”, dijo la mujer a Diario de Cuyo mientras lloraba desconsoladamente.

El fuego comenzó cerca de las 10.30 de la mañana, de este jueves, y según los primeros incidios habría sido un desperfecto en un tomacorrientes donde estaba enchufado el televisor lo que desató el desastre. Los vecinos evitaron que las llamas de extendieran al resto de la vivienda porque apagaron el fuego con baldes de agua que traían de una pileta del fondo de una casa. Más tarde llegarían los Bomberos para terminar de extinguir el incendio.

La Municipalidad de Rivadavia, departamento del que es oriunda la familia, dio una primera asistencia a los Quiroga, con frazadas y colchones. Sin embargo, el desconsuelo de la mujer era enorme debido a que le costará mucho reponer las cosas de sus 6 hijos que, en cuestión de minutos se quedaron “con lo puesto”.






Comentarios