Liliana Loyola estaba internada en grave estado desde hace un mes. El sospechoso sigue prófugo.


Tras una larga lucha, este miércoles falleció Liliana Loyola (64), la mujer sanjuanina que fue incinerada en su vivienda por su hijastro. La víctima permanecía internada desde el 29 de noviembre en el Servicio del Quemado del Marcial Quiroga en estado delicado, con el 80% de su cuerpo quemado. Su hermano Omar confirmó la noticia al diario digital Tiempo de San Juan.

Pasó 1 mes y 11 días del grave episodio en el que, Juan Eduardo Echegaray (27), prendió fuego a su madrastra por dinero en el barrio Aramburu. Si bien la mujer había dicho que el incidente fue provocado por una vela, a los días confesó que fue el joven quien le echó un líquido y la prendió fuego. Los familiares señalaron que Loyola había sufrido agresiones por parte de su hijastro en otras oportunidades, también a causa de la plata.

Mientras tanto el sospechoso sigue prófugo. El doctor Martin Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción, envió la notificación no solo a la policía provincial, sino también a la Policía Federal, Gendarmería, Migraciones, Policía Aeroportuaria e Interpol. Además se realizaron diferentes allanamientos para dar con el joven pero todos resultaron negativos.

Echegaray posee un frondoso prontuario con más de 20 causas y al menos 6 ingresos al Penal de Chimbas. El día del ataque desapareció de su casa y pese al trabajo del personal policial de la Comisaría 27º, de la sección Homicidios de la Central de Policía y del Grupo GERAS, logró escapar.






Comentarios