El acusado es un hombre de 22 años que habría violado a la hija de su novia en San Juan y llegó a juicio.


El 4 de febrero de 2016 una mamá sanjuanina se dio cuenta de que su novio, borracho, había violado a su beba de 1 año y 6 meses, lo denunció y este jueves el sujeto llegó a juicio. Se trata de un hombre de 22 años que convivía con la mujer hace 9 meses y con los dos hijos de ésta en una casa de 25 de Mayo, una zona rural de San Juan. Fue un día en que el acusado llegó borracho a la vivienda que compartían cuando se habrían producido los abusos. La joven madre acusa a la familia de él de haber cubierto todo para que ella no llevara a la nena al médico y no denunciara.

Este martes, las audicencias contra el presunto violador de menores arrancaron en la Sala II de la Cámara Penal del Poder Judicial de San Juan. El crudo relato de la mamá de la víctima horrorizó a las partes. El día que abusaron de su hija, ella había ido a comprar yogur para los niños y su pareja llegó mientras no estaba. Cuando volvió a la casa se dio cuenta de que su bebé lloraba desconsoladamente y pudo ver la sangre en el pañal de la nena.

 

“Cuando le vi sangre en el pañal noté que estaba desgarrada pero las hermanas de él no me dejaron ir a una salita, me amenazaron y aún hoy me amenazan. La llevé porque me fue a buscar mi mamá y cuando llegamos un médico me dijo que si pasaba un día más, moría”, dijo la mujer ante el juez Atenágoras Vega, según publicó Diario de Cuyo. La mujer también denunció que las hermanas del acusado la tuvieron cinco días cautiva para que no llevara a la bebé al Hospital Rawson. Recién cuando la abuela de la bebé la fue a buscar, la mamá pudo escapar con la nena y llevarla al médico. “Me dijeron que tenía una infección y que si pasaba un día más se moría”, aseguró angustiada.

 

El hombre acusado de abuso sexual enfrenta una condena que lo podría llevar a la cárcel entre 8 y 20 años.






Comentarios