Una anciana, su hijo y su nieto quedaron internados tras sufrir un violento robo en una vivienda de Capital, San Juan.


En la madrugada del miércoles una familia sanjuanina fue sorprendida por cuatro delincuentes que, enceguecidos por una gran suma, estaban dispuestos a todo. Así pasó, porque para robar y escapar con los $900 mil que guardaban los Altamirano, los malvivientes golpearon salvajemente al dueño de la casa, a su madre y a un sobrino. La violencia fue tal que los damnificados terminaron en Terapia Intensiva del Hospital Rawson con serias lesiones.

De acuerdo al relato de Diario de Cuyo, los delincuentes estaban encapuchados y armados cuando ingresaron a una vivienda de calle Tucumán, en Concepción. Lo hicieron saltando una pared del fondo y luego abriendo la puerta que conecta al comedor de la casa, que estaba abierta porque el perro de la familia sale a hacer sus necesidades. Rosa María León (79), sus hijos Carlos y Laura Altamirano (39), y los hijos de esta última, Exequiel (19) y Karen (9), dormían cuando fueron interrumpidos por los malhechores.

Uno de los menores señaló la caja fuerte donde el hombre mayor, dueño de “Altamirano Climatización” (instalación y arreglo de equipos de aire acondicionado y heladeras), guardaba los $900.000 que iban a ser utilizados para pagar un lote. Al hombre lo torturaron a golpes con un hierro y amenazaron con matar a su sobrina para que entregara la llave. También atacaron a la anciana, quien sufre problemas del corazón y casi no ve. “Se le subieron encima y le pegaban en la cabeza con terrible ensañamiento. Con qué necesidad…“, se lamentó la hija de la mujer.

El joven de 19 años también fue víctima de la violencia de los delincuentes. El chico intentó resistirse al robo y esa decisión le terminó costando cara. Es que con una llave de hierro tipo L (para ruedas), los sujetos lo golpearon hasta afectarle varios órganos vitales.

Los ladrones, con el botín en sus manos, ataron a los integrantes de la familia, les quitaron los celulares y las llaves de los vehículos y escaparon por la puerta del frente. Las víctimas sospechan que sabían sobre la existencia de esa suma.






Comentarios