Los animales cumplían tareas para la división Drogas Ilegales de la Policía de San Juan. 


A lo largo de casi una década los perros fueron fundamentales para los uniformados de la división Drogas Ilegales de la Policía de San Juan. Los animales descubrieron cargamentos de drogas y hasta permitieron ubicar personas desaparecidas. Luego de una intensa vida laboral, los cinco pasaron al retiro y fueron despedidos con honores por las fuerzas de seguridad. Ahora serán amparados por cinco familias, que les darán amor y cariño.  

Tobi, Lola, Isa, Kiara y Chicho se llaman los perros que se jubilaron. La mayor parte son Ovejero Alemán y un Bhutan, can que se caracteriza por su gran olfato. El jefe de la Policía, Luis Martínez, estuvo en el acto homenaje que le hicieron a los animales y dijo en Diario Huarpe: “Es una satisfacción pasar a situación de retiro a canes que han cumplido eficientemente su tarea durante el tiempo que la naturaleza les permite y, de esta manera, entregarlos a sus guías para que los cuiden hasta que fallezcan”.

Los animales se jubilaron con honores.

Los perros que van a cumplir funciones en la Policía son elegidos especialmente por profesionales veterinarios. Los animales tienen que ser los mejores y en general se deben caracterizar por su gran olfato y capacidades de rastreo. A los 45 días son recibidos por las fuerzas de seguridad. Se los entrena, con muchos juegos para que aprendan a reconocer la droga y para que sigan los rastros de una persona desaparecida con sólo contar con una prenda.

El subcomisario de la División Canes y Montada de la Policía, Marcelo Pérez, explicó las características del adiestramiento que reciben los canes y cómo se eligen las funciones que cumplirán: “El entrenamiento se hace con amor y muchos juegos ya que hay premiaciones como pelotitas o alimentos. Los más tímidos van a rastro, los más activos van a seguridad, sino, quedan en exhibición”. 






Comentarios