Viven en una estación de servicio abandonada. La estrategia es divertir y hacer jugar a los niños para que se olviden del frío. 


Una familia sanjuanina vive desde hace tres semanas en una estación de servicios abandonada y duerme en el piso, en una habitación sin puerta y tiene una sola frazada. Se trata de una mamá embarazada de dos meses, su marido y cuatro hijos.

Vivían en una casa que alquilaban en Chimbas, pero tuvieron que irse de ahí y usurparon esta vieja estación ubicada en  Avenida España y 9 de Julio. 

“A veces los niños más chicos lloran de frío, pero no tengo más frazadas para taparlos. Así que a cada rato les doy una taza de té caliente para que entren en calor, pero con estos días de lluvia es casi imposible”, dijo Silvia a Diario de Cuyo

“Es muy complicado vivir acá porque estamos en medio de la mugre y porque no pude traerme ningún mueble por miedo a que me lo roben. Por eso hasta tenemos que comer en el suelo. Pero no estamos tan mal porque puedo seguir mandando a los chicos de 5, 8 y 14 a la escuela y a ninguno le falta comida. Mi marido y yo nos esforzamos para que no pasen hambre”, dijo.

La mujer contó que trata de hacer jugar y divertir a los niños todo el tiempo para que se olviden del frío.

Ella cobra 4.000 pesos de la Asignación Universal por Hijo y su pareja vende medias y repasadores en el microcentro. Esperan poder juntar unos pesos para alquilar una casa humilde. 


En esta nota:

San Juan Sociedad Pobreza Frío


Comentarios