Se trata de un fallo inédito en San Juan. La decisión se tomó tras agotarse todas las instancias legales.


Por primera vez en San Juan un padre deudor pasará los fines de semana entre rejas por no abonar la cuota alimentaria de su hija. Así lo decidió el juez de Familia Esteban de la Torre, quien aplicó un castigo inédito para el progenitor que se niega a pagar $3.500. Recién cuando regularice la deuda el fallo quedará anulado y no volverá a ser detenido.

De acuerdo a la publicación del diario digital Tiempo de San Juan, se trata del último recurso de la justicia para que el padre recapacite y cumpla con la cuota alimentaria de su pequeña. El magistrado confirmó que ya se agotaron todas las instancias legales previstas por la ley y el acusado nunca cumplió. De hecho no contestó las demandas y tampoco se presentó a las audiencias.

El caso comenzó cuando el juez lo intimó bajo el apercibimiento de ejecutarle los bienes para cobrar la deuda, sin embargo no había nada a su nombre, ni vehículos ni inmuebles para ser embargados. Luego se informó a Emicar que el hombre estaba en el Registro de Deudores Alimentario Morosos, que prevé la Ley de 7.072, para evitar la posibilidad de que renueve su carnet de conducir.

Como no tuvo respuestas, De la Torre ordenó el arresto civil que respalda la Ley de Violencia Económica. Esto se resolvió luego de que constataran que el deudor tenía trabajo, aunque no en una relación de dependencia registrada. “Si cumple, se levanta de inmediato la sanción civil“, aseveró el juez. Sin embargo, de no saldar la deuda, volverá a caer preso.

“Se pudo comprobar mediante una evaluación psicosocial que trabaja y vive dignamente, por lo que perfectamente podía cumplir con su obligación, pero no lo hizo. Este es el típico caso de violencia económica”, sostuvo De la Torre.




Comentarios