Se trata de Diana, la joven sanjuanina que recibió 11 puntazos en el abdomen. Ya fue dada de alta y está con sus hijos.


Una semana después del horror Diana Ruarte recibió al diario Tiempo de San Juan en la intimidad de su casa, en la localidad de Las Chacritas. Después de recibir 11 puñaladas a manos de su ex, la joven mamá se recuperó milagrosamente y ya está con los suyos, entre ellos sus dos pequeños hijos. Por primera vez habló de aquella noche, la violenta relación con Marcos Martín –detenido en la Central de Policía- y cómo es su vida tras el sangriento episodio.

“Creo que no era mi destino morir, nunca pensé que podía morir. Por algo todavía estoy contándola”, expresó de antemano, mientras agarraba con sus dos manos el abdomen, zona en donde recibió los 11 puntazos el fin de semana pasado.

La joven de 24 años contó que está tranquila y que siente “pena” por el papá de sus hijos, quienes hoy son su mayor preocupación. “Estuve consciente desde el momento cero. No me esperaba que me pasara algo así o que él actuara de esa manera, pero bueno, pasó. Me estoy tomando todo con mucha calma, lo peor ya pasó. Y no tengo miedo, para nada. Porque él jamás fue una persona violenta conmigo”, señaló.

Diana Ruarte se recupera en el Hospital Guillermo Rawson.

Diana contó que todo comenzó cuando Martin la fue a buscar a su vivienda con el pretexto de retirar ropa para los menores. De repente, en el interior de la vivienda, la tomó del cuello y la acuchilló 11 veces. Afortunadamente una vecina pateó la puerta y salvó a la joven de lo peor.

“Me insultaba, estaba lleno de bronca. Me decía cosas como que yo lo he hecho sufrir mucho, pero nada más. Solamente le decía que pensara en sus hijos. Porque si a mí me pasaba algo, o a él, los niños se quedaban sin ninguno de los dos. Por eso en todo momento pensaba en ellos. Todo fue muy rápido”, aseguró.

Pese al dramático episodio, Diana sostuvo que no le tiene “odio” a su ex” y que todavía no le contará lo sucedido a los chiquitos de 6 y 4 años. “Él me da pena porque sé que ahora no la debe estar pasando bien. Y me da pena porque es el padre de mis hijos y ahora ellos no pueden estar con él. La justicia se encargará de todo. Después, mi vida sigue con calma. Estoy tranquila porque vengo analizando y pensando todo, trato de enfocarme en mis hijos y que vean bien. Sé que si estoy bien, ellos van a estar bien”, apuntó.




Comentarios