Ocurrió en San Juan. El policía que manejaba borracho atropelló y mató a dos colegas suyos que salían de trabajar.


Este miércoles fue condenado en San Juan, Ricardo Montero, el policía que atropelló y mató dos colegas suyos cuando volvía de una fiesta en estado de ebriedad. El juez Matías Parrón, del Quinto Juzgado Correccional.  sentenció a Montero a 4 años y 2 meses de prisión y una prohibición para manejar por otros 10 años. El accidente ocurrió en julio de 2018 y los fallecidos fueron dos uniformados que volvían de su trabajo en la comisaría. Se trata de Damián Ramón Vega y Marcos Luna, ambos iban en una moto.

El día del accidente Montero estaba fuera de servicio y había ido a una fiesta con Nicolás Díaz y Mario Chulia, dos efectivos que trabajaban con él en la Comisaría 17ma, de Chimbas, un departamento al norte de la provincia cuyana. Según publicó Diario de Cuyo, los tres venían ebrios y adentro del vehículo encontraron botellas de cerveza. Vega y Luna habían salido de trabajar de la Comisaría 18va, de Albardón. Eran alrededor de las 7 de la mañana y a Vega se le había pasado el colectivo así que se subió a la moto de Luna que le ofreció llevarlo.

Los dos policías circulaban en una moto 150cc por calle Tucumán y pasando Centenario, encontraron la muerte. Montero, que manejaba un Chevrolet Aveo, se cruzó de carril y los embistió de frente. Ambos murieron en el acto y Montero salió ileso. Más tarde, los análisis de alcoholemia, comprobarían que el policía a bordo del auto estaba borracho.

Más de un año después, Montero fue condenado y en al audiencia se mostró arrepentido. “Estoy arrepentido y le pido perdón a los familiares”, dijo el ahora ex policía al juez. Su defensa había pedido la absolución y la querella, representante de las víctimas, seis años de cárcel para el uniformado borracho. 




Comentarios