La mujer tiene a cargo a los seis animales que mordieron y mataron a Jeremías Peñaloza, un nene sanjuanino de 2 años.


Emilia Merino asegura vivir un verdadero calvario en su casa ubicada en el departamento Rawson. La mujer asegura que desde que le dio refugio a la jauría que atacó brutalmente y mató a un nene sanjuanino, recibió amenazas e incluso quisieron quemarle la casa. En diálogo con Telesol Diario, la damnificada culpó por lo ocurrido al juez de Flagrancia, Ricardo Moine, y a su secretario por revelar sus datos personales.

La joven es proteccionista y tras la tragedia en Marquesado, en la que falleció Jeremías Peñaloza, de solo 2 años, decidió alojar a los seis perros en su casa. Allí funciona un refugio para animales, donde asiste y da de comer a los callejeritos. Sin embargo, el sábado señaló haber sido blanco de ataques sistemáticos y ahora quiere desistir del cuidado de los animales.

Así quedaron la silla y una estufa que quemaron este miércoles en la casa de la damnificada.

¿Qué pasó? Merino dijo que recibió amenazas de muerte y hasta intentaron incendiar su vivienda. “Me han apedreado la casa, he recibido amenazas de muerte a través de Facebook. Todo esto empezó desde que el juez Ricardo Moine y su secretario dijeron a un medio que yo era quien tenía a los perros y dónde vivía. Tal vez sean los parientes del niño los que me están atacando, pero sea quien sea tienen que entender que yo no tengo nada que ver”, apuntó la mujer.

Para resguardo suyo y de los otros animales que tiene a su cuidado, Emilia aseguró que dejará la custodia de los perros que asesinaron a Jeremías: “Voy a pedir que se lleven a los animales de mi casa. No tengo nada que ver en el caso, solamente estoy cumpliendo con una orden judicial porque soy la única en el departamento que tiene su casa acondicionada para recibir perros. Repito: los animales no son míos”, explicó, molesta por la situación.





Comentarios