Un veterinario analizará si los animales tenían hambre al momento del ataque, y si padecían alguna enfermedad.


Tras el brutal ataque de una jauría a un nene de 2 años en San Juan, los perros fueron trasladados a una organización no gubernamental que adiestra canes. Así lo decidió el juez Pablo Flores, del Segundo juzgado de Instrucción, quien retiró del lugar de la tragedia a los animales junto al personal policial de la división Ecológica, de la Central de Policía, y personal de la Secretaría de Medio Ambiente.

Creen que son 9 los perros que mordieron y le provocaron la muerte a Sahir Jeremías Peñaloza, en una finca ubicada en la localidad de Marquesado. Sin embargo hasta el momento sólo pudieron atrapar a seis de los 9 perros, el resto escapó del lugar. El diario digital Tiempo de San Juan publicó que los animales son propiedad de un vecino de la finca “Los Abuelos”, pero el abuelo del pequeño, Juan Antonio Peñaloza, solía alimentarlos. 

Sahir conocía a los animales, de hecho había jugado en otras ocasiones con ellos. Por eso ni los policías ni los propios familiares pudieron determinar por qué el nene fue atacado por los perros. Una de las hipótesis que manejan es que el pequeño quiso jugar con dos cachorros, de apenas 2 meses de vida, y eso habría causado la furia de los otros.

Por ahora continúa la investigación para determinar el motivo del ataque. También para establecer si al dueño de la jauría -se desconoce su nombre- le cabe o no alguna sanción. En los Juzgados de Faltas se castiga con multas a los dueños de animales que no cumplen con la legislación vigente. Las mismas van desde los $3.000 a $4.000. Además el magistrado puede solicitar hasta el sacrificio de los animales si se determina que son canes mordedores.





Comentarios