Pasó en San Juan. El sujeto de 47 años engañaba a la menor con llevarla a ver los aviones para luego ultrajarla.


Durante un juicio abreviado que se realizó en la Sala I de la Cámara Penal, un hombre de 47 años fue condenado a 15 años de prisión por violar a su propia hija cuando tenía entre 8 y 11 años. El sujeto admitió su responsabilidad y firmó un acuerdo con su defensora oficial y la fiscal Marcela Torres para recibir 16 años de reclusión, pero el juez Juan Carlos Caballero Vidal decidió bajarle la pena. El acusado además tenía otras acusaciones por violencia doméstica contra su esposa, madre de sus hijos.

El sujeto es oriundo del departamento Rawson, pero abusó de su hija en una casa abandonada ubicada en la localidad de Las Chacritas, 9 de Julio. Allí llevó a la menor con la excusa de ver los aviones del aeropuerto. También la sacó de su casa para visitar a unos parientes que tiene en Caucete, destino al que nunca llegaron. La madre de la nena no se opuso nunca porque se suponía que, al ser el padre, la iba a cuidar. Sin embargo aquellos viajes en moto resultaron ser una verdadera pesadilla para la joven, pues su padre aprovechaba las “escapadas” para violarla. 

Durante el juicio, el changarín aceptó que violaba a su propia hija de 8 años.

Tres años después, publica Diario de Cuyo, una de las hijas mayores lo sorprendió en calzoncillos sobre la nena en un colchón tendido en el comedor. El sujeto se hizo el desentendido, pero luego abandonó su casa. Pero volvió cuando supo que había sido denunciado en el Centro ANIVI, reunió a su familia en el comedor para pedirles perdón y se entregó a la Policía.

Durante el juicio reiteró que estaba arrepentido y por eso decidió evitar un juicio común, admitiendo su culpabilidad en un proceso abreviado.





Comentarios