El insólito episodio ocurrió en San Juan, donde un letrado destruyó el estudio que compartía con colegas.


Un abogado sanjuanino está preso desde el viernes pasado porque, por motivos que aún no se explican, entró al estudio que comparte con colegas y destrozó todo. Así lo aseguró Diario de Cuyo, donde también afirmaron que el letrado fue juzgado en Flagrancia y no irá preso, a cambio de realizar tareas comunitarias.

Se trata de Maxi Orozco, un penalista de San Juan que, el viernes pasado, quedó involucrado en un insólito episodio que terminó con una oficina céntrica destruida. El estudio de Orozco y otros colegas, está ubicado en calle Aberastain, en la Capital de San Juan. Hasta ahí llegó el letrado, cerca de las 21.30, estacionó un auto e ingresó a las oficinas. Una vez adentro, Orozco rompió computadoras, una cámara de seguridad y revolvió todo. Además, se llevaba en su mochila varios objetos del lugar,

Fue el dueño del edificio quien sintió los ruidos y llamó a la Policía. Cuando los uniformados llegaron, el letrado llevaba unas 15 horas encerrado en el lugar y tenía entre sus pertenencias, un disco duro y un toner. El abogado quedó detenido de inmediato y fue puesto a disposición del sistema de Flagrancia. Este viernes, a una semana del episodio, Orozco fue sentenciado. Para no ir preso, el letrado consiguió una suspensión de juicio a prueba y deberá realizar tareas comunitarias en el Hogar de Ancianos Eva Duarte de Perón. Además pagará una reparación simbólica de unos 200 mil pesos.

En ningún momento fui a robar, sí fui a producir un daño. Fue una situación en la cual por distintos motivos que prefiero no ventilarlos produje un daño, pero bueno, la situación es clara y es concreta, en ningún momento tuve la intención de robar absolutamente nada. Se me puede acusar de dañino, pero de ladrón no”, dijo Orozco durante su audiencia. El abogado no podrá acercarse a menos de 200 metros de Franco Montes y Daniel Dávila, los letrados que compartían en estudio con él.






Comentarios