El aberrante caso salió a la luz en San Juan. El hijo biológico del policía lo denunció por violarlo.


Un cabo primero de la Policía de San Juan está siendo investigado por el presunto abuso sexual de su propio hijo adolescente. Ahora trascendió que el menor podría haber contraído sífilis, una enfermedad de transmisión sexual, durante los vejámenes a los que era sometido. El policía está preso y continúa la investigación en su contra. Ya se ordenaron chequeos médicos a la víctima y al victimario.

El menor relató en Cámara Gesell que los abusos comenzaron cuando tenía unos 15 años e iba a visitar a su padre en su casa de Chimbas, un departamento al Norte de la provincia. La madre y el padre del joven están separados y por eso, el adolescente, iba a ver a su padre con frecuencia. Habría sido en esas visitas donde se produjeron los abusos. Según publicó el diario Tiempo de San Juan, en una oportunidad, el chico dijo haber entrado a la casa de su padre y haberlo encontrado en una escena de sexo duro.  Tras la denuncia de chico, que hoy tiene 17 años, el cabo primero fue detenido.

Lo más grave de la situación es que, ahora, el chico dijo que tiene síntomas de sífilis y cree que su propio padre podría haberlo contagiado.  El relato del joven en Cámara Gesell fue, “duro y terrible para él”, indicaron fuentes judiciales al diario local. Tal es así que le costó mucho expresarse debido al estado de angustia que atraviesa. El policía, ya designó a un abogado defensor, que salió a negar todas las acusaciones. Se trata del penalista Gustavo de la Fuente, quien sostuvo ante el diario local que “se trata de un invento”. Ahora esperan que, en los próximos días, el uniformado sea llevado a declara ante el juez y pueda rebatir todas las acusaciones. Mientras tanto, continúa alojado en la Central de Policía, en la Capital sanjuanina.






Comentarios