La menor tenía 14 años cuando fue sometida sexualmente por su padre. Todo ocurrió en la localidad sanjuanina de Angaco.


En la Sala I de la Cámara Penal de San Juan este jueves condenaron a 17 años de prisión a un jornalero que violó y embarazó a su propia hija, por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal y agravado por la guarda. La fiscal Marcela Torres había solicitado 18 años de prisión. Mientras que la abogada que representa al acusado, María Filomena Noriega, la absolución o que tenga la mínima condena. Ahora la defensa apelará el fallo.

El aberrante caso ocurrió en 2017, cuando la niña tenía apenas 14 años. Todo sucedió en una finca del departamento Angaco. El hombre vivía con una tía de la víctima y, a la vez, mantenía una relación de pareja con su cuñada, de la cual nació la niña abusada. Cuando se separó de su primera mujer, se fue a vivir con la madre de la joven y fue ahí cuando empezó a abusar sexualmente de ella.

Según la acusación, el primer intento de ultraje pasó cuando se llevó a su hija a un lugar alejado y desértico, pero la menor se resistió y él prometió no hacerlo nunca más. La niña le confesó lo ocurrido a su madre y la mujer quiso hacer la denuncia, pero la joven se lo impidió por miedo a dejar de tener contacto con sus hermanos por parte de padre.

Sin embargo, el sujeto volvió a insistir a los meses y terminó violando a la niña. Siguió abusándola hasta que cumplió 15 años y quedó embarazada. El jornalero la tenía amenazada, le decía que tenía un arma e iba a mar a su madre y a su abuela si contaba algo.

El calvario terminó en enero de 2018 cuando la menor abusada le contó todo a su madre y fueron a hacer la denuncia al Centro ANIVI. Un estudio en el Hospital Rawson corroboró que la joven estaba embarazada, aunque la adolescente luego sufrió un aborto espontáneo.






Comentarios