Recorrió la provincia buscando a su familia. Dicen que la atropellaron cuando la obligaron a bajar en plena ruta. 


La historia de la perrita que viajaba en colectivo buscando a su familia y conmovió a todo San Juan terminó en tragedia. Apola falleció este jueves, después de ser atropellada en Ruta 20, en la localidad de las Chacritas. Aparentemente una persona obligó a bajar del ómnibus al animal, en una zona transitada pero de poca iluminación, y fue embestida por un camión. Pese a los esfuerzos de los veterinarios murió a las pocas horas.

En las redes sociales la bautizaron como “Apola”. Aunque primero se pensó que era un macho, poco después descubrieron que era una perra. Mestiza, con aspecto de labradora, fue la compañera de decenas de colectiveros sanjuaninos. Según los choferes, era simpática y muy educada: “Si había espacio se echaba en un asiento y siempre cedía el lugar a todos por igual, quedándose en el pasillo y acompañando a los viajeros”.

Lamentablemente un gesto insensible habría desencadenado el triste desenlace. Según los proteccionistas sanjuaninos, cuando habían empezado una campaña para encontrar a la familia o un adoptante, alguien –dicen que una mujer- obligó a bajar a la perra en Ruta 20. Aparentemente Apola no supo cómo cuidarse del paso a toda velocidad de los autos y fue atropellada.

La encontraron muy herida el día miércoles, publicó Tiempo de San Juan. Si bien la trasladaron a la Veterinaria Montilla, donde intentaron salvar su vida, este jueves murió a última hora.






Comentarios