El sujeto tiene 60 años y le dicen Peronista. La Justicia de San Juan ordenó un ADN con el hijo de la víctima. 


Un hombre de 60 años al que le dicen “Peronista” es investigado por el abuso sexual y embarazo de una menor de 13 años en San Juan. Si bien la niña no lo acusó y señaló que el padre de su hijo es un supuesto noviecito de 14 años, los datos aportados por vecinos y otros testigos apuntaron al anciano del que solo se sabe su nombre: Roberto. Pero el caso parece ser aún más grave, ya que se sospecha que la niña iba a la casa del hombre, en Chimbas, con pleno conocimiento de su mamá.

El aberrante abuso salió a la luz el año pasado, cuando la madre de la menor decidió que no fuera más a la escuela porque atravesaba su sexto mes de embarazo. La ausencia de la niña generó curiosidad en las docentes del establecimiento educativo, quienes realizaron un primer abordaje a la vivienda de la mujer y se encontraron con una versión poco convincente: la mamá les dijo que su hija estaba embarazada, algo desnutrida, que había tenido intentos de suicidio y que necesitaba no enviarla a la escuela para protegerla.

El juez Guillermo Adárvez ordenó la detención del anciano.

Todo fue denunciado por una licenciada en trabajo social y una psicopedagoga en la segunda quincena de noviembre. Cuando el bebé nació, dos meses después, la niña fue entrevistada en el centro ANIVI y allí mencionó a otro menor como su pareja. Pero cometió un error de cálculo (dijo que esa relación sexual había ocurrido poco antes del nacimiento, cuando lo lógico era que hubiese dicho 9 meses) que confirmó la terrible sospecha.

Ahora el juez Guillermo Adárvez ordenó la captura del hombre de 60 años, que ya supo que lo buscarían y estaría prófugo. Su detención, según publicó Diario de Cuyo, es clave, pues una vez preso se le extraerá ADNI para cotejarlo con el del bebé y así confirmar si es o no el padre. Además investigan a la madre de la niña, de quien sospechan haber usado a la menor para prostituirla.






Comentarios