El 20 de julio de 1969, la llegada del hombre a la luna marcó un hito histórico en todo el mundo, un antes y un después. Este hecho, junto a otros eventos astronómicos del siglo XX como la llegada del primer hombre a la órbita terrestre en 1961, marcó el resurgimiento de distintas teorías y tendencias conspiratorias, como el terraplanismo. En la provincia de Salta, uno de los diarios más importantes por aquella época, publicó días antes del despegue de la aeronave una noticia de la ciudad inglesa Dover, la cual sostenía que la tierra era plana, y se cree que muchos salteños lo creyeron.

Los terraplanistas resurgieron dentro del contexto de la pandemia, en marzo del 2020. La consultora salteña ICQ incluyó una pregunta sobre la planitud de la tierra, en estudios provinciales de opinión pública realizados en los núcleos urbanos principales. Según estos estudios, alrededor del 2 % de la población salteña cree que la tierra es plana.

Alrededor del 2 % de la población salteña cree que la tierra es plana.El País

Estos estudios se relacionan también con la encuesta realizada por la consultora cordobesa Zuban Córdoba y Asociados, realizada entre el 13 y 15 de septiembre del 2020. Según los resultados, en la región noroeste hay un 11 % de la población que cree que la tierra es plana. Lo más preocupante de este estudio, como informó la representante Ana Paola Córdoba en Salta/12, es que un 15 % de los encuestados no quisieron responder por tener dudas, no saber qué responder, o no entender la pregunta. Esto significa, que en total un 25 % de argentinos son susceptibles a creer noticias falsas o narrativas conspirativas.

Por otra parte, se descubrió también que un número más alto de mujeres adhieren al terraplanismo, una minoría muy intensa y activa especialmente en redes sociales como Facebook. Estos grupos de teorías conspirativas también se suman a otras, la más preocupante hoy en día aquellos que están en contra de las vacunas. Hay salteños que mantienen una vida sana y naturista, que creen que la tierra es plana, pero se vacunan y adhieren a ciertos preceptos de la medicina tradicional, pero no siempre es el caso.

Dentro de las teorías conspirativas preocupantes, se encuentra también la que está contra la vacunación de los niños.

Además, como informa Benjamín Gebhard, de la consultora salteña WE, los adherentes al terraplanismo son de todas las clases sociales, puesto que este cuestionamiento está especialmente dirigido a las personas que sufren inequidades. Especialmente, muchas personas se acercan a las redes sociales para buscar información, y son más susceptibles a recibir información falsa que creen da respuesta a las situaciones conflictivas.