Se llama Bairon Polanco, y es de la localidad salteña de Rosario de Lerma. Desde los tres años que perfecciona su técnicas de trenzado.


Con el boom de las trenzas y la accesibilidad a los video tutoriales que provee YouTube, el pequeño estilista salteño Bairon Polanco se dedicó a jugar primero, y especializarse después, en las distintas técnicas de trenzado, que fue aplicando primero en las mujeres de su familia, después en las vecinas, y recientemente, en las niñas de los desfiles de la localidad salteña de Rosario de Lerma.​

Bayron en el desfile solidario de Rocío Liendro.

Pero Bairon no es un estilista cualquiera. Es un niño de ocho años que a fuerza de voluntad y con la ayuda de su familia, se volvió una celebridad en los desfiles de moda locales, delineando los cabellos de las niñas modelos con complejos peinados de trenzas dignas de Daenerys Targaryen.

El “mini estilista” peinando a una niña.

La primera vez que realizó una trenza fue a los tres años, bajo la tutela de su abuela, Alba Guaymás, de 48. Pero no fue cosa de una vez, el niño comenzó a surfear internet y a pasar horas mirando la pantalla de su teléfono, pero no con el fin de un entretenimiento acorde a su edad, sino mirando tutoriales de distintos tipos de trenzado, que pronto comenzó a aplicar en las cabelleras de quien estuviera dispuesto a dejarse peinar por sus pequeñas manos. Cuando su destreza se hizo evidente, el niño comenzó a peinar en desfiles de moda.

“Empecé dejándolo, porque insistía mucho. En mí practica todos los peinados que luego les hace a las nenitas”, contó su tía, Natalia Polanco en una entrevista con María de los Ángeles Rojas de El Tribuno.

Bairon junto a dos niñas peinadas por él.

En abril de este año, la organizadora de eventos y modelo salteña Belén Esper, participó de un desfile en Rosario de Lerma y quedo fascinada con el pequeño estilista. “Quiero que conozcan a Bairon Polanco y me ayuden a compartir su arte. Es impresionante su talento”, posteó en las redes.

En esa ocasión, Bairon se encargó de peinar a todas las niñas participantes del desfile, y la modelo no pudo sino destacarlo entre los profesionales.

“Tuve que peinar a cinco nenas y fue un poco agotador, pero luego me sacaron para desfilar a mí también,” recuerda el niño estilista sobre el evento, que tuvo lugar el 11 de este mes.

Bairon va a la escuela salteña 4808 Gesta Sanmartiniana, y contó que tanto sus compañeras como sus maestras saben que peina. El talento del pequeño estilista hace que tanto su familia como sus vecinas le pidan que las peine.

“A ellas les había contado mi tía que yo peinaba, entonces tuvieron que hacer una fila para que las peine. Se hizo tarde y mi mamá me estaba buscando para prepararme para la escuela”, cuenta, ya que cuando va a lo de su abuela, acuden las vecinas a pedirle prestado su talento.

Uno de los complejos peinados realizados por el pequeño estilista salteño.

Su madre, Jimena Mamaní, detectó a temprana edad su interés por las trenzas y lo alienta a seguir adelante: “Cada vez que mi cuñada va a mi casa, él hace rapidísimo los deberes y se pone a peinarla. La tiene sentada desde que llega hasta que se va. Y cada vez que lo llaman para participar de desfiles me emociono muchísimo. Siempre estoy con los nervios de punta. Su papá lo apoya en todo,” expresó orgullosa la mujer.

La familia, que está lejos de ser ciega a su talento, apoya la carrera del pequeño y lo impulsa por medio de las redes sociales. A través de ellas se puede contratar los servicios de “mini estilista” que ofrece el salteñito, orgullo de su pueblo.






Comentarios