La familia de Mirko pide justicia por su bebé de 10 meses, quien se encuentra internado en el hospital Materno Infantil de Salta desde julio de 2018.


La peor pesadilla de un padre se hizo realidad: Mirko nació sano y fuerte, pero a los pocos días, el 13 de Julio, el bebé comenzó con un cuadro respiratorio y fue diagnosticado con bronquiolitis. A raíz de un aparente descuido del hospital, Mirko se broncoaspiró, y terminó con una discapacidad del 85%.

Según el relato de la madre del bebé de 10 meses, cuando comenzó con los problemas respiratorios, el infante fue llevado inmediatamente al hospital Materno Infantil de la ciudad de Salta, donde se le diagnosticó bronquiolitis y fue internado con respirador artificial. A los seis días de internación, le retiraron el respirador y comenzaron a alimentarlo con una jeringa.

Los padres denuncian que en esta instancia, personal médico que se encontraba a cargo del infante no se percató que el mismo se ahogaba por que tenía puestos los auriculares. Todo sucedió en los minutos que la madre de Mirko se retiró para extraerse leche. Al regresar, se encontró con los doctores limpiándolo e intentando reanimarlo.

“Mi esposa contó que estaba con los auriculares puestos y el celular. Ella le toca el hombro diciéndole que se iba hasta abajo para alimentarse porque tenía que sacarse leche para que le den al bebé. Cuando vuelve, en menos de 10 minutos, se da con que los doctores estaban limpiándolo y tratando de reanimarlo. Le había agarrado dos paros cardíacos, o sea, prácticamente estuvo 12 minutos sin oxígeno en el cerebro, lo reaniman y entró en un coma de 12 días. Cuando empezó a reaccionar vimos que ya no era el mismo bebé que llevamos el 13 de julio. Se le hizo resonancia y todo, se le detectó encefalopatía crónica no evolutiva, retraso madurativo global, trastorno deglutorio, o esa el no se mueve como un bebé de 10 meses”, relató desesperado el papá de Mirko.

Los padres de la criatura realizaron una denuncia penal a raíz de el terrible diagnóstico de su hijo, ya que no consideran que haya sido un hecho natural, sino que hubo negligencia por parte del personal médico.

La familia de Mirko quedó destruida a raíz de los hechos, y su papá se encuentra internado al lado del pequeño en el hospital desde agosto del 2018. Esperan poder reunirse nuevamente a través de una internación domiciliaria la cual debe ser autorizada desde el Ministerio ya que necesita un enfermero las 24 horas, bomba para alimentación y otros servicios.


En esta nota:

Otras Salta Sociedad Salud



Comentarios