Los vecinos lo denunciaron. Su novia también se dedicaba al negocio. 


Un hombre que cumplía prisión domiciliaria con pulsera electrónica fue detenido por vender drogas dentro de la vivienda junto a su novia. Se trata de “Chato” Vizacarra, quién ya tenía otra causa por estupefacientes. 

La investigación se inició a partir de denuncias de vecinos de la calle Talcahuano al 600 sobre la supuesta comercialización de estupefacientes en la casa de una persona identificada como “Chato” y que también lo hacía su pareja en una vivienda en barrio Palmeritas.

Se iniciaron así tareas de investigación e inteligencia en ambos domicilios, donde se detuvo a los dos acusados y se secuestró droga, dinero y otros elementos de interés para la causa.






Comentarios