Mientras que en Vaqueros y Cerrillos las prohibieron, en la ciudad las habilitaron en lugares alejados de los vecinos.


A pesar de los numerosos sucesos de inseguridad y violencia potenciados por la ingesta de bebidas alcohólicas, la municipalidad de Salta habilitó dos carpas bailables en predios alejados de los vecinos para evitar inconvenientes: una en el Centro de Convenciones y la otra en el Autódromo. En ambos casos debutaron con fiestas para recibir el 1 de año, y no se habrían registrado inconvenientes.

Por otro lado, los vecinos, jefes comunales y Concejos Deliberantes de Cerrillos y Vaqueros pusieron bajo la lupa la violencia e inseguridad que traen las carpas, por lo cual resolvieron no dar lugar a la instalación de las mismas en 2019, aunque significara una pérdida de ingresos.

Los municipios decidieron priorizar la tranquilidad de los vecinos y la seguridad luego de numerosos incidentes ocurridos en años anteriores.


En esta nota:

Otras Salta Sociedad




Comentarios