El niño, de un mes de vida, presentaba fracturas en los brazos, piernas y costillas, además de lesiones compatibles con abuso sexual. 


Este martes comienza el juicio por un caso de maltrato y abuso que conmovió e indignó a toda la sociedad salteña, y del cual fue víctima un bebé de un mes.

El fiscal Pablo Paz, de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas. (Web)

Sucedió el 20 de noviembre de 2017 que una médica del hospital público Materno Infantil alertó a las autoridades policiales y judiciales sobre el terrible estado de un bebé de un mes, que se encontraba en situación de riesgo luego de haber ingresado desde un sanatorio privado.

La profesional constató que el infante presentaba fracturas múltiples en los brazos, piernas y costillas, además de lesiones en la zona genital, compatibles con abuso sexual.

Los hechos deleznables fueron perpetrados por los padres del pequeño, quienes llegarán al juicio imputados por los delitos de homicidio calificado por el vinculo en grado de tentativa, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el vinculo y grave daño a la salud física.

El fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Pablo Paz, representara al Ministerio Público con la audiencia de debate que se desarrollará en las Sala V del Tirbunal de Juicio, en la ciudad Judicial. Los imputados son Luciano Leandro Gonzalbez y Mariana del Rosario Román, quienes se encuentran privados de su libertad desde el momento de los hechos.

Paz fue categórico en cuanto a la intención de los imputados de “suprimir” la vida de su hijo, propinándole un maltrato que se tradujo no solo en el despliegue de violencia física contra el mismo, sino en una omisión total de los cuidados básicos compatibles con una criatura de esa edad.






Comentarios