Luego de meses de investigación, en los que se analizaron cientos de llamadas telefónicas entre los delincuentes, la policía logró identificar a los integrantes de una organización criminal que se dedicaba al robo de ruedas de vehículos, bicicletas de alta gama, estéreos, reducción de motocicletas y otros tipos de elementos, bajo la modalidad "violentadores".

Tras la investigación, el fiscal Pablo Rivero ordenó el allanamiento de 20 propiedades, en las que se encontraron varios de los elementos robados. Luego de los allanamientos, el fiscal imputó Roque Javier Uncos por el delito de asociación ilícita agravada en concurso real con robo simple y Juan Carlos Díaz Ibarra alias "Puchi", por asociación ilícita agravada, hurto simple, robo simple y robo calificado, todo en concurso real. Estos fueron identificados como los jefes de la banda.

Además, Rivero imputó a Dan Alí Xavier Pérez Arenas por el delito de asociación ilícita, robo simple y robo calificado en concurso real. Y también a Pastor Alberto Benítez por el delito de asociación ilícita, mientras que Antonio Rodríguez alias "Gringo", Reinaldo Genaro Luna arias "Don Luna" y Ramón Nonato Torres alias "Don Ramón", fueron imputados por encubrimiento agravado.

En la imputación, Rivero consideró que estos delitos "afectan en sí mismo la tranquilidad de la población en general, porque son una amenaza para la seguridad personal y agregan una mayor cuota de alarma social".