El delincuente había robado una casa, y no conforme decidió ir por una segunda, pero esta vez no logró escapar y fue detenido por la policía.


Todo sucedió el pasado 10 de mayo, cuando poco después de las 1 de la madrugada, en una vivienda del barrio San Carlos, donde el acusado, identificado como Maximiliano Aguilera, había logrado ingresar tras escalar una tapia.

Cuando el ladrón estaba en plena acción, y debido al ladrido de los perros, el dueño de casa se despertó y tras advertir movimientos en la cocina se dirigió al lugar creído que se trataba de uno de sus hijos, pero se encontró con el imputado, quien armado con un cuchillo lo redujo y lo amenazó para que entregara el dinero.

En esas circunstancias, la pareja del propietario apareció en escena y vio lo que sucedía, comenzó a pedir ayuda a gritos. Esto puso nervioso al ladrón, quien en seguida emprendió la fuga llevándose de la casa sólo tres cuchillos. Los hijos de la familia corrieron hasta la dependencia policial, ubicada a pocos metros, pero tras un rastrillaje en el lugar no pudieron dar con el ladrón.

Pese a este sofocón y ante el magro botín obtenido, el acusado decidió esperar un par de horas, y a las 5 de la madrugada volvió a entrar en acción en una casa vecina, donde ingresó nuevamente tras escalar una tapia. En este caso, el dueño de la vivienda, como el caso anterior, escuchó ruidos en el comedor y decidió verificar qué sucedía.

Al hacerlo, observó al acusado cuando se calzaba un par de zapatillas de su propiedad, por lo que a través de su mujer alertó al 911 por teléfono. Luego, el dueño de casa decidió enfrentar al ladrón, quien al verse acorralado extrajo un cuchillo y amenazó al propietario.

En esos momentos, la policía tocó el timbre de casa y esto llevó al ladrón a huir hacia el fondo de la vivienda, tras lo cual el dueño de casa facilitó el ingreso de los policías, quienes detuvieron a Aguilera oculto en un rincón en la parte posterior de la propiedad.

En su denuncia, el dueño de casa informó que el acusado se había apoderado de una mochila con varios bienes de su propiedad, entre ellos cámaras fotográficas. Tras la detención, la fiscalía penal 3 llevó adelante distintas diligencias procesales, las que permitieron imputar a Aguilera por los delitos de robo calificado por el uso de arma y con escalamiento.






Comentarios