La mujer había huido a la vecina provincia, pero el hombre la encontró y la golpeó brutalmente. Se encuentra grave.


Fueron reiteradas las veces en que esta salteña denunció a su expareja por violencia de género, y fue tan poca la respuesta por parte de las autoridades que debió huir de Salta para vivir en la vecina provincia de Tucumán, en el departamento de su hermana.

A pesar del apoyo de su familia por mantenerla a salvo, la mujer de 40 años fue encontrada por su expareja, y en el momento que posó sus ojos en ella, la atacó brutalmente con un martillo dentro del departamento, ubicado en la capital tucumana.

El violento ataque se produjo en la tarde del miércoles, y las autoridades llegaron justo cuando el golpeador intentaba huir de la escena, dejando a su exmujer tirada y sangrando, con heridas graves en la cabeza.

La policía asistió inmediatamente a la víctima y la trasladó de urgencia al hospital Ángel C. Padilla, donde fue diagnosticada con un grave traumatismo encéfalocraneano, y permanece internada con pronóstico reservado.

Los vecinos fueron quienes llamaron a la policía al escuchar los desesperados gritos de la víctima: “Escuchamos muchos ruidos y que esa pobre chica gritaba desesperadamente y llamamos al 911, que llegó rápido y logró detener al infeliz ese,” contó una vecina a los medios locales.

También habló la hermana de la víctima, que contó que hace un año que vienen escondiéndola de su exesposo: “No tiene defensa, es un asesino, una bestia, le digo a los abogados, ese tipo no tiene defensa”, expresó, desesperada.

La mujer contó que hace tres años que toda la familia vive en guardia debido al constante hostigamiento de este violento, que ya fue detenido.






Comentarios