Desde la Concejalía Popular pidieron que se sancione la ley nacional de alquileres para tener reglas claras.


La tercera Encuesta Nacional a Inquilinos arrojó que los más jóvenes y los adultos mayores son los más perjudicados por el aumento de los alquileres. En Santa Fe más del 21 por ciento rescindió anticipadamente su contrato por dificultad en sostener el pago.

El informe de la Federación de Inquilinos Nacional dio como resultado que en febrero de 2018 una persona destinaba, en promedio, el 41 por ciento de sus ingresos en el pago del alquiler. Seis meses después, en agosto, esa cifra ascendía a 45 por ciento y actualmente, alcanza el 47 por ciento.

En Santa Fe el 21.4 por ciento de los encuestados debió mudarse por los reiterados incrementos. “Para que esto no ocurra necesitamos que se sancione la ley nacional de alquileres”, afirmó Ariel D’Orazio, referente de la Concejalía Popular Rosario.

“Es necesario eliminar indexaciones arbitrarias. Se podría crear un valor de referencia nacional para los alquileres”, explicó.

Además, pidió un impuesto a la vivienda ociosa “porque son casas o departamentos cerrados que provocan el incremento del metro cuadrado de las casas en alquiler”.

“Durante todo 2018 en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación se evitó que el proyecto que tenía media sanción del Senado fuera ley, se buscaba equidad en los contratos de alquiler e impedir que se agudice el problema”, sostuvo por su colega Nire Roldán.

Sin embargo, “en noviembre, más de 150 Cámaras de todo el país presionaron a todos los legisladores e hicieron que no se sancionara”.

Para Roldán, “existe una burbuja inmobiliaria gigantesca donde el valor de los inmuebles son realmente excesivos, ya que están puestos en base a los valores de mercado”.






Comentarios