Se agravó la calificación legal del hecho ocurrido el 16 de diciembre en el que falleció Matías Sosa.


Los dos policías acusados por la muerte de un joven de 25 años en Parque Casas fueron imputados nuevamente este miércoles. En la audiencia se recalificó el hecho ocurrido el 16 de diciembre del año pasado.

El fiscal Adrián Spelta les achacó a Franco Hugo Villarruel, de 34 años, cuñado de la víctima y empleado del Comando Radioeléctrico, y a su hermano Víctor Oscar Villarruel, de 32 y efectivo de la Subcomisaría 21°, los delitos de homicidio agravado por el medio empleado de arma de fuego y homicidio agravado por el medio empleado de arma de fuego en grado de tentativa en carácter de co autores.

En la audiencia se recalificó el hecho ocurrido el 16 de diciembre de 2018 cuando los imputados le dispararon a Matías Sosa, provocándole el fallecimiento cuatro días más tarde.

Según la Fiscalía, Franco Villaruel fue el primero en tirar del gatillo hiriéndolo en el pecho y una vez en el suelo, recibió otro impacto de bala por parte del otro policía.

Además, se los acusó de haber emprendido una persecución con el hermano de Sosa que se encontraba en el lugar, efectuándole detonaciones sin lograr provocarle lesiones.

“Esto fue un problema familiar. El policía Franco le pegaba a su mujer, que es hermana de Matías. Hay un montón de denuncias. Y Matías defendía a su hermana, que se separó del policía con el tuvieron dos hijas. Por eso cada vez que se cruzaban discutían. Y el policía le repetía a Matías: ´No me jodás más porque te voy a matar, no me jodás más porque te voy a matar´, hasta que lo mató”, recordó una cuñada de la víctima en diálogo con El Ciudadano.

El juez de Primera Instancia Héctor Núñez Cartelle aceptó la calificación presentada por la Fsicalía y dictó la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley.






Comentarios