La suboficial fue internada luego del incidente que se desató cuando frenó a dos jóvenes que estaban en infracción.


Una suboficial rosarina fue internada este martes por una fractura después de un operativo de control en el que denunció agresiones por parte de dos personas a las que había interceptado a bordo de una motocicleta que no estaba en condiciones de circular.

Lucila V. permanecía internada en observación a última hora después del incidente registrado en la zona sudoeste, donde fue agredida por jóvenes que reaccionaron en forma violenta cuando advirtieron que el rodado iba a parar al corralón por las infracciones registradas.

El procedimiento se llevó a cabo alrededor de las 20.30 en Avenida Francia y Fragata Sarmiento. Allí la uniformada identificó a Lucas N., de 23 años, y Joel S. (22), quienes atravesaban barrio Acindar en una Honda CG Titán de 150 cc. que no tenía patente. Además de la falta de la chapa con dominio, voceros del Ministerio de Seguridad provincial informaron que no llevaban elementos de seguridad ni la documentación correspondiente.

Antes de que el vehículo fuera remitido, el mayor de los acusados atacó a la joven de 25 años e inmediatamente escapó junto con su acompañante. Sin embargo, los efectivos que estaban en el lugar les dieron alcance a pocos metros en el interior de un comercio.

La mujer que trabaja en la Brigada Motorizada fue trasladada al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) y allí los médicos confirmaron que se había quebrado el brazo izquierdo. En tanto, los sospechosos quedaron bajo arresto por lesiones y resistencia a la autoridad.






Comentarios