Cuando su padre lo perdió de vista comenzaron a buscarlo en el río Carcarañá pero finalmente lo hallaron en la piscina.


Un niño de dos años se ahogó en la pileta de una casa de fin de semana en Oliveros.

Según trascendió su padre trabajaba en un predio de tres viviendas de fin de semana sobre el kilómetro 349 de la ruta nacional 11 y tenía a su cargo varios caballos.

Estaban dándole de beber a los animales cuando el pequeño, identificado como Francisco W., comenzó a alejarse hasta perderse de la vista del hombre.

El padre alertó al 911 de la desaparición de su hijo de dos años y de inmediato comenzó una búsqueda en la zona.

Rastrillaron primero el río Carcarañá pensando que el niño podría haber ido hacia allí pero finalmente fue encontrado sin vida en la pileta del predio.

El fiscal de San Lorenzo Aquiles Balbis ordenó que se realice autopsia al cuerpo del menor para determinar la causa de su muerte.






Comentarios