La posibilidad de que el boleto se vaya a $30 encendió las alarmas por el futuro del sistema. No se registraron avances en el servicio, a dos meses de iniciada la transición.


La clara intención del Gobierno nacional de recortar drásticamente los subsidios al transporte público para el interior, y la falta de alternativas para compensar esta medida, generaron un escenario de suma incertidumbre para el sector. Otra vez hay fuertes dudas acerca de lo que ocurrirá con el nuevo pliego de colectivos de Rosario.

La intendenta Mónica Fein encabezó este martes una reunión con sus pares de la región en la que se criticó en duros términos la propuesta nacional de eliminar los subsidios al transporte del interior, pero no así en Capital Federal y Gran Buenos Aires que concentran el 70% de los recursos en la materia. “El boleto urbano podría aumentar a $30 ahora, y el combustible sigue subiendo”, advirtió la mandataria en el encuentro.

Nuevos colectivos Movi Rosario

Y el bombazo del desfinanciamiento llega en el peor momento. El 31 de agosto venció la última prórroga otorgada a Rosario Bus, una de las actuales prestatarias del servicio y también una de las ganadoras del nuevo pliego.

Como la oposición en el Concejo se puso dura y avisó que no aprobaría nuevas prórrogas a la empresa ni aceptarían más dilaciones respecto al nuevo sistema, cuyos ganadores se habían conocido un año atrás, el municipio tuvo que apurar un acto en el que anunció formalmente la adjudicación del sistema a las nuevas empresas.

Allí se dijo que desde ese día (28 de agosto) se iniciaba un periodo de transición en el que las firmas tendrían 120 días para adecuarse a las nuevas condiciones. La primera etapa implicaba la incorporación de nuevas unidades de no más de cinco años, con piso bajo y aire acondicionado, la suma de tecnología a bordo, y el avance con trámites administrativos, logísticos y de recursos humanos.

“A casi dos meses de esa fecha, con la mitad del tiempo transcurrido, no se conoce que haya habido avance alguno en la materia”, sentenció el edil de Compromiso con Rosario, Osvaldo Miatello, ex integrante del Ente de la Movilidad.

Por la quita de subsidios al transporte, otra vez hay incertidumbre con el nuevo pliego

El concejal aclaró que si bien la quita de subsidios corre por carriles separados respecto a la puesta en marcha del nuevo servicio, esta medida no hace más que complicar el cuadro. “Se está hablando de un fondo compensador de $5.000 millones para todo el interior, algo que es el 10% de lo que se recibe actualmente y no alcanzaría para nada”, manifestó a Vía Rosario.

Por otro lado, puntualizó sobre el caso de Rosario Bus, cuyo vínculo formal en teoría debería haber finalizado el 31 de agosto. “Si bien ganó una de las zonas del nuevo sistema, sigue prestando el mismo servicio de siempre, con el mismo recorrido, por lo que no se sabe cuál es el vínculo jurídico con el que trabaja actualmente”, destacó.

Por la quita de subsidios al transporte, otra vez hay incertidumbre con el nuevo pliego

“Más allá de los errores de gestión del municipio en materia de transporte, es muy difícil hoy pensar en la puesta en marcha del nuevo sistema”, dijo por su parte el concejal justicialista, Eduardo Toniolli. Expresó que si bien en la Legislatura y en el Concejo Municipal se están buscando alternativas para engrosar el fondo compensador, será imposible sustituir el aporte nacional.

“Sería un golpe casi mortal para el sistema de transporte trasladar toda la suba a los usuarios porque bajaría a muchos del colectivo, como ya lo viene haciendo”, opinó. Y con menos pasajeros y sin garantías de financiamiento, será difícil convencer a los empresarios de que hagan las inversiones pautadas, más allá de que legalmente están obligados a hacerlas.





Comentarios