Se desempeñó para la fundación del astro rosarino y denuncia ante la justicia argentina una maniobra millonaria de lavado.


Con la presunción de la existencia de una maniobra millonaria para desviar fondos, la justicia argentina avanza en la instrucción de una denuncia hecha por un ex colaborador de la Fundación Messi contra la familia de astro rosarino que maneja la entidad. Se trata del mismo caso que derivó en una condena para el futbolista en España.

El expediente está en pleno proceso investigativo en el despacho del juez en lo Penal y Económico N° 8, Gustavo Meirovich y se aguarda que para finales de octubre esté declarando ante el magistrado el hombre que convocó a los abogados para realizar la presentación en el país.

“La fundación Messi tiene sede en Barcelona y en Rosario. Los delitos de evasión se comprobaron en España y buscamos que se haga lo propio en Argentina. Se trata de una presentación que hizo un argentino radicado en Mallorca que fue quien en reiteradas ocasiones advirtió a Jorge Messi y el al presidente de al Fundación, Rodrigo Messi -hermano de la “La Pulga”- de la falta de rendición del dinero supuestamente destinado a tareas sociales que era desviado”, indicó Pedro Fontanetto D’Angelo, abogado que integra el equipo de Miguel Angel Pierri, patrocinantes de quien al parecer con su testimonio respaldará la nutrida documentación que se presentó ante la justicia el 30 de agosto pasado, fecha en que se formalizó la denuncia.

El testimonio de un ex empleado de la Fundación Messi será clave para la investigación en Argentina sobre las maniobras de lavado en la Fundación del astro rosarino. (Archivo EFE)

 “Mi cliente es un activista social y como toda la gente que forma parte de equipo de trabajo de Fundación Messi lo hacía de manera voluntaria. Tras su salida, quedó muy enojado y decepcionado con las maniobras que en su momento detectó”, confió el asesor letrado en contacto con Vía Rosario.

“Nuestro cliente detectaba que bajaba el presupuesto y luego caía en la cuenta que los fondos que comprometían marcas y empresas no aparecían para la tarea social”, explicó Fontanetto D’Angelo.

El grueso de las compañías que colaboraban con la fundación estaban vinculadas comercialmente a la marca Messi. “Lo que se sospecha para el caso de la filial argentina de la fundación es que utilizaban la entidad para lavar dinero y no pagar impuestos. Dinero que en realidad era ganancia por la explotación de la marca del futbolista como figura publicitaria, que hacían pasar como plata orientada a fines sociales por la fundación”, añadió.

“Tras la declaración de nuestro cliente esperamos que se aceleren los plazos para recavar información clave en Afip y en la Inspección General de Justicia (IGJ) organismos claves para en todo caso determinar el volumen de los desmanemos en el país”, puntualizó el abogado.




Comentarios