Se trataba de una especie en peligro de extinción, que al verla comenzó a gruñirle.


Una mujer abrió la puerta de su cochera para buscar su vehículo y salir a trabajar cuando de repente se encontró dentro de su domicilio con un Aguará Guazú, una especie en peligro de extinción.

El hecho ocurrió en la ciudad de Gálvez. Ainalén escuchó alrededor de las 2:30 de la madrugada de este martes que su perro comenzó a ladrar con insistencia, pero no le dio importancia. A las 7:30, cuando se disponía a salir, se encontró con este extraño animal que comenzó a gruñirle al verla.

La vivienda cuenta con rejas y se encuentra a pocas cuadras del centro de la ciudad, en cercanías de las vías del ferrocarril. “No sé como entró, tiene que haber saltado la reja”, explicó a Info Más.

Con ayuda de un grupo de vecinos, lograron llevar al animal a otro sitio de la casa y dieron aviso a Los Pumas de Coronda, que lo trasladaron a la granja La Esmeralda.






Comentarios